Financiación

La banca relaja las condiciones del crédito promotor pese a la alerta de burbuja inmobiliaria

La banca relaja las condiciones del crédito promotor pese a la alerta de burbuja inmobiliaria
Burbuja inmobiliaria.

En los últimos meses, la banca ha relajado las condiciones exigidas para la concesión del préstamo promotor en España, pese a las alertas del Banco Central Europeo (BCE) y del Banco de España sobre la posible llegada de una nueva burbuja inmobiliaria.

«Hemos empezado a observar cierta relajación en la concesión de financiación del préstamo promotor. Si antes un banco daba el 70%, ahora está llegando incluso al 75% y esto se debe a la competencia existente entre bancos», explican a OKDIARIO fuentes del sector financiero, que añaden que «los precios aún no se han disparado y la construcción de viviendas de obra nueva aún está muy lejos de los niveles alcanzados entre 2005 y 2007».

Expertos del sector inmobiliario consideran que el mercado residencial español atraviesa una época dorada, tanto en vivienda habitual como en segundas residencias. Prueba de ello es que la compraventa de viviendas se disparó un 34,6% en 2021, hasta las 565.523 operaciones, la cifra más alta desde 2007, según datos del Instituto Nacional de Estadística (INE).

Las citadas fuentes aseguran que en la Costa del Sol, por ejemplo, la media del préstamo promotor de los proyectos destinados a segundas residencias se sitúa en torno a los 290.000 euros, lo que supone un incremento del 15% respecto a la media de los años 2018 y 2019.

No obstante, la banca reconoce que durante los primeros meses de la pandemia hubo mucha incertidumbre y casi se paralizaron las concesiones de préstamos para proyectos residenciales. «La construcción se paró y no se sabía durante cuanto tiempo. Además, se desconocía qué iba a pasar con la venta de viviendas. Por eso, hubo dos o tres meses de cierto miedo y paralización de financiación hasta ver qué sucedía», matizan.

Construcción de viviendas y precio

La banca descarta que España se esté cerca de una nueva burbuja inmobiliaria. Mientras que, por su parte, el Banco de España y el Banco Central Europeo ya han avisado de esta posibilidad debido a la sobrevaloración de activos en ciertos mercados residenciales, la subida del precio de la vivienda, la elevada deuda privada y la escasa oferta residencial, entre otros factores.

Sin embargo, las fuentes consultadas por este medio consideran que los precios «aún no se han disparado y se espera que sigan subiendo de forma gradual». Asimismo, aclara que la elevada venta de viviendas en 2021 ha sido consecuencia del ahorro de las familias durante la pandemia.

Otro de los motivos que se señalan para aplacar el miedo ante una posible burbuja es que la construcción de viviendas aún continúa muy lejos de las cifras anotadas antes de la crisis del ladrillo, iniciada en 2008. En concreto, los visados de viviendas nuevas se situaron en 107.518 en 2021, un 22,6% más que en 2020 y similar a la cantidad anotada en 2019 -antes de la pandemia-, cuando se superaron los 108.700 visados, según datos del Consejo Superior de los Colegios de Arquitectos de España.

Los niveles más altos de construcción de viviendas se registraron en 2006, cuando se alcanzó el máximo histórico, con más de 898.700 visados; un 88% más en comparación con 2021. Por el contrario, la cifra más baja se anotó en 2013, con casi 34.000 visados de obra nueva, tres veces menos que los firmados en el ejercicio pasado.

Lo último en Economía

Últimas noticias