Bancos

El auge de la derecha quita presión a Calviño ante la orden de Iglesias de no privatizar Bankia

El auge de la derecha quita presión a Calviño ante la orden de Iglesias de no privatizar Bankia
José Ignacio Goirigolzarri

Las peticiones de Podemos para intervenir en el banco presidido por Goirigolzarri son continuas

Pero por el lado de la derecha parece menos probable que se busque una desinversión

Este lunes se ha debatido en el Senado la privatización de Bankia a propuesta del grupo parlamentario de Unidos Podemos, que ha llevado a la Cámara Alta una propuesta para paralizar la desinversión en la entidad bancaria.

La moción de Unidos Podemos en el Senado cosechó 2 votos a favor y 22 en contra, siendo la que mayor unanimidad registró en la Comisión de Economía del Senado.

Precisamente este mismo lunes, tras conocerse la venta de Bankia a Lone Star de dos carteras (una hipotecaria y una de inmuebles) por más de 3.000 millones de euros, el número dos de Podemos Pablo Echenique ha pedido al Gobierno de Pedro Sánchez que "cese" a Juan Ignacio Goirigolzarri, presidente de la entidad, por esta operación que aumenta 12 puntos básicos el capital de la entidad.

Mientras tanto, la propuesta de su partido en el Senado ha sido rechazada porque Podemos no ha conseguido "lograr las mayorías para que parar la privatización sea posible", tal y como indicó su portavoz Ferrán Martínez. La formación ha quedado sola en su apoyo a la paralización de la privatización y ha mostrado también que en los próximos meses su intención de cambiar el proceso de privatización de Bankia (rescatada en 2012 por 25.000 millones de euros) está lejos de tener éxito.

El aparente auge electoral que vive la derecha en estos momentos tras el éxito de Vox y Ciudadanos en Andalucía, dejaría fuera de juego la intención política de quedarse con una gestión pública de Bankia. Porque la comisión del Senado ha mostrado cómo las tesis del partido de extrema izquierda apenas tienen calado en el resto de formaciones: ni PSOE, ni PP ni Cs se muestran dispuestos a aceptar privatizar Bankia, pues consideran que la función de banca pública para la inversión ya está lo suficientemente bien cubierta con el Instituto de Crédito Oficial (ICO).

El senador del PSOE José Caballos manifestó sus dudas sobre si sería buena o mala una banca pública. "Si fuera para banca exclusivamente de inversiones podríamos verlo, pero no parece ser eso lo que propone Podemos. Ellos proponen más bien una banca minorista y eso sí que pensamos que sería un error. Porque si lo que se busca es potenciar el crédito para las inversiones en infraestructura, las pymes o los autónomos, ya tenemos un instrumento público, que es el ICO", ha indicado el PSOE.

En similares formas se expresaron los senadores del PP (que tiene mayoría absoluta gracias al sistema por provincias) y Cs, que negaron que el modelo propuesto por Podemos "sirva para democratizar el modelo financiero. Si entendemos la banca pública como una banca de desarrollo, esta tiene que tener un papel subsidiario".

Goirigolzarri y la privatización

Mientras tanto, desde Bankia se repite lo mismo: corresponde al accionista mayoritario decidir cuando quiere desinvertir en Bankia. Ahora mismo es por tanto el Ministerio de Economía de Nadia Calviño el que, desde su control en el FROB, puede decidir vender o no las acciones de Bankia. En 2014 se establecio un calendario que establecía 5 años de máximo para salir del banco público, y el 31 de diciembre de 2019 como la fecha máxima para esta salida. Sin embargo la evolución de los acontecimientos y sobre todo de la acción de Bankia desaconsejan precipitarse.

La última venta de acciones de Bankia se produjo en diciembre de 2017 con una colocación a 4,05 euros por acción. Actualmente el precio se encuentra a 2,75 euros por acción, en mínimos desde agosto de 2016, muy lejos de los precios deseados para vender recuperando la inversión. Por ello Calviño ahora tiene paradójicamente un balón de oxígeno con la fortaleza de los partidos de derechas, que no se han propuesto quedarse con el control de Bankia y que se muestran satisfechos con la gestión de José Ignacio Goirigolzarri.

Lo último en Economía