AVE a La Meca

Arabia Saudí retrasa a septiembre la reapertura del AVE a La Meca y golpea las cuentas de Renfe

Arabia Saudí retrasa a septiembre la reapertura del AVE a La Meca y golpea las cuentas de Renfe
El AVE a la Meca, cerrado hasta septiembre.

El Gobierno de Arabia Saudí ha anunciado este lunes que no reabrirá la línea de alta velocidad que une las ciudades santas de La Meca y Medina hasta el próximo mes de septiembre, lo que supone un nuevo golpe para el gestor de la línea, la española Renfe.

El reino alauí decidió cerrar la línea el pasado 20 de marzo como una más entre las medidas tomadas por el Ejecutivo del país para frenar la expansión del coronavirus. El Gobierno cerró aeropuertos y líneas de ferrocarril, de lo que no se libró la línea de alta velocidad construida por el consorcio de empresas españolas -liderado por Renfe con el 27%- por más de 6.000 millones de euros.

Pese a las medidas de reapertura y vuelta a la actividad que están tomando la mayoría de los gobiernos, en el caso de Arabia Saudí se va a retrasar a septiembre, según la nota de este lunes. La gerencia de la línea «anunciará a sus clientes el próximo agosto las fechas de apertura de las reservas, con la disponibilidad de reservas y compra de boletos a través del sitio web del tren, lo que incluye todos los destinos de trenes a partir de septiembre», señala el comunicado. Según el anuncio, el Gobierno local va a aprovechar el parón de junio a septiembre para ampliar la capacidad de los trenes.

Con este nuevo retraso, la línea estará cerrada este 2020 algo más de cinco meses, lo que se añade al parón del año pasado debido a un incendio en la estación de Yeda a finales de septiembre, en el que resultaron heridas una decena de personas. En esa ocasión, el incidente -que no fue responsabilidad de Renfe ni del consorcio español que construyó la línea- mantuvo cerrada la explotación del proyecto durante dos meses, hasta el 11 de diciembre.

Cinco meses

El retraso en la apertura de la línea supone un nuevo contratiempo para Renfe en este proyecto. Hasta diciembre de 2018, la operadora española acumula pérdidas de 146 millones de euros. Según Hacienda, y tal y como se refleja en la Memoria de Renfe de 2018, la operadora ferroviaria suma esos 146 millones de pérdidas en la fase previa a la explotación de la línea, es decir, de 2012 a 2018.

Se trata de sobrecostes, imprevistos y «otras necesidades sobrevenidas», según relata Hacienda, que ha generado a Renfe unas pérdidas operativas de 146 millones en la fase previa a la explotación de la línea. Renfe es la compañía con más peso -27%- en el consorcio que ganó este concurso y ha construido el proyecto.

A esas pérdidas hay que sumar las de la fase de explotación. En un primer momento, al inicio del proyecto, la consultora del ex ministro de Defensa socialista Julián García Vargas cifró en 60 millones de pasajeros al año la previsión de tráfico de la línea. Sobre esa cantidad de pasajeros se calculó también el número de trenes necesarios -que Renfe compró a Talgo- y el número de talleres en la línea.

Sin embargo, esas previsiones han resultado estar infladas y Renfe ha realizado una nueva previsión de tráfico, que rebaja a unos seis millones de pasajeros por año.

Aún así, la operadora destaca en sus cuentas de 2018 que no espera cambios en la rentabilidad del proyecto porque se había ampliado el periodo de explotación de la línea de los siete años iniciales hasta doce, a lo que añade una rebaja en los gastos de explotación. Sin embargo, ahora la línea va a estar cerrada prácticamente medio año, además de los dos meses de 2019, justo cuando estaba ampliando horarios y frecuencias.

Estados Unidos

Las buenas noticias para Renfe llegan de Estados Unidos, donde ha ganado el concurso para desarrollar el primer tren de alta velocidad en Estados Unidos, que unirá Houston y Dallas,  y del que está cerrando el contrato con el consorcio privado Texas Central.

La constructora italiana Salini Impregilo será la encargada de construir la infraestructura que prevé tener lista en seis años. Posteriormente Renfe se encargará de su mantenimiento y de operar los trenes entre ambas ciudades texanas desde 2026 hasta 2042.

En la fase de diseño y construcción (hasta 2026) la compañía española obtendrá 311 millones de dólares en concepto de supervisión y consultoría de la infraestructura, y durante los años de operación y mantenimiento (entre 2026 y 2042) los ingresos esperados suman 5.611 millones de dólares. En total, Renfe preve una facturación hasta 2042 de 6.000 millones de dólares – unos 5.500 millones de euros-.

El tren de alta velocidad entre Houston y Dallas, el primero de Estados Unidos, conectará estas dos ciudades, a 386 kilómetros de distancia, en menos de 90 minutos.

Lo último en Economía

Últimas noticias