CHAMPIONS: SEVILLA VS JUVENTUS

El Sevilla cae con polémica y se complica el pase a octavos (1-3)

sevilla-juventus
Los jugadores del Sevilla protestan al árbitro. (AFP)

El Sevilla cayó, con mucha polémica, ante la Juve por 1-3 y se jugará el pase a octavos en Lyon. Dependía de sí mismo para sellar la clasificación. Un empate le daba la clasificación matemática para la siguiente ronda, mientras la victoria, ante una Juve que llegaba con bajas importantes como Dybala e Higuaín, les aseguraba el pase como primeros de grupo. Podía haber llegado a esta jornada con el billete en el bolsillo pero un gol del Lyon en Turín, a falta de cinco minutos para el final, le impidió certificarlo.

Todo comenzó de la mejor manera posible. Nico Pareja adelantaba a los de Nervión en el minuto nueve con un gran disparo desde la frontal. El central aprovechó un rechace de la defensa juventina para enganchar con la derecha, sin dejarlo caer, el balón y sorprender a Buffon con un tiro raso pegado al palo izquierdo. Un tanto que dejó algo tocado al equipo italiano y a punto estuvo de costarle el segundo tras un contragolpe, pero el disparo de Escudero se fue alto.

A partir de ahí, los de Allegri comenzaron a despertar por medio de un centro chut de Cuadrado que a punto estuvo de ser gol. Poco después, Mandzukic y Khedira tuvieron el empate en sus botas. Sin embargo, el Sevilla estaba controlando el juego, tocando bien en el medio campo y aprovechando las bandas para generar peligro.

La expulsión cambió el encuentro

Pero hubo una acción que cambió el partido. Franco ‘El Mudo’ Vázquez vio dos amarillas en cuatro minutos, la segunda algo más rigurosa, que dejaron al Sevilla con 10. Y la Juve lo aprovechó para irse arriba a presionar y apretar en busca del empate. A los de Sampaoli se les venía el mundo encima solo de pensar que tenían que aguantar 55 minutos con uno menos. Y justo antes del descanso, Clattemburg pitó penalti a favor del conjunto de Turín por agarrón de Mercado a Bonucci dentro del área.

El técnico argentino explotó contra el colegiado, no se podía creer lo que estaba viendo. Primero la expulsión y después la pena máxima. Marchisio transformó el lanzamiento pese a que Sergio Rico tocó el balón y a punto estuvo de detenerlo. Los italianos empataban en la última jugada de la primera mitad y Sampaoli echaba humo por las decisiones del árbitro inglés.

En la reanudación, el ex seleccionador chileno optó por ser más conservador y cambió a Vietto por Sarabia. Pese a estar con uno menos el Sevilla no se amedrentó y salió muy fuerte en los primeros minutos. Rami pudo hacer el segundo a la salida de un córner pero el cabezazo se le marchó fuera. Minutos antes, Sampaoli había sido expulsado por protestar como un poseso una entrada sobre Mariano. Tras el soplo del cuarto árbitro, Clattemburg lo mandó a la grada.

Bonucci mata al Sevilla

Los andaluces estaban aguantando bastante bien con 10, el combinado de Turín tan sólo puso en apuros a Sergio Rico con un disparo de Pjanic. Los de Allegri no estaban llegando a la portería sevillista, parecía que se conformaban con el empate. Hasta que apareció Bonucci en el 84 para soltar un zarpazo desde la frontal y darle la vuelta al partido con un gol que metía a la Juve en octavos.

Un jarro de agua fría inmerecido que enmudeció por completo el Ramón Sánchez Pizjuán. La cara de Sampaoli, en la grada tras la expulsión, era un poema. No se podía creer lo que estaba sucediendo. Después de haberse puesto por delante y estar clasificado con el 1-1, otra vez a poco del final se quedaba sin su preciado billete para la siguiente ronda.

En un mismo partido pasaron de ser primeros matemáticamente a tener que jugarse el pase en Gerland ante el Olympique de Lyon. Aún así, los de Nervión no se rindieron en ningún momento y apretaron hasta el final buscando ese gol que les metiera en los octavos de la Liga de Campeones. Con el Sevilla volcado al ataque, Mandzukic lo aprovechó para sentenciar el encuentro con el 3-1. Los de Sampaoli tendrán que jugarse la clasificación en Lyon.

Lo último en Deportes

Últimas noticias

. . . . . . . . .