Giro de Italia: Etapa 6

Roglic regala la maglia rosa a Conti en un día sin sprint en el Giro

Primoz Roglic no repetirá la hazaña de Gianni Bugno en 1990 de vestir la maglia rosa del primer al último en el Giro de Italia. El esloveno, gran dominador del ciclismo en estos primeros meses de temporada, cedió la prenda distintiva al italiano Valerio Conti, quien culminó la fuga de la jornada junto a su compatriota Masnada.

El ganador de Tirreno-Adriático, Romandía y Emiratos dio con sus huesos en el asfalto en los primeros kilómetros de carrera y quizá ese percance le hizo reflexionar sobre la necesidad de llevar tanto tiempo la maglia rosa. Tras curarse el glúteo, donde recibió el golpe más fuerte, Roglic y sus directores se decantaron por regalar el maillot a los escapados.

Era una etapa propicia para regalar la prenda de líder. Una jornada de 240 kilómetros –la más larga del Giro–, con un puerto a 18 kilómetros de meta que descartaba por completo un sprint masivo y donde se permitió un buen puñado de buenos corredores –veremos si no se arrepienten algunos– obtuviesen unos cinco minutos de ventaja que les permitirán llegar a la tercera semana sin ningún favorito llevando la maglia rosa.

Tras atacar en el puerto, Masnada se llevó consigo a Conti y se entendieron a la perfección. El primero hizo el puerto a todo trapo y el segundo el descenso trepidante repartiéndose los premios con Masnada de ganador de la etapa y Conti de líder. Reaccionaron tarde al ataque los italianos dos españoles en la fuga como José Joaquín Rojas y Rubén Plaza y se tuvieron que conformar con entrar tercero y cuarto a la postre en meta. Roglic consiguió su objetivo de quitarse horas y horas de podio regalando ese privilegio a otros afortunados. Veremos si es capaz de recuperarlo en dos semanas.

Últimas noticias