Ricky y los ‘rookies’ torean a unos Bulls sostenidos por el ‘doble-doble’ de Pau

Ricky Rubio
Ricky intenta salvar un balón. (Getty)

Ricky Rubio manejó la muleta con mano firme para torear a unos Bulls muy mansos en su propia plaza. El base español templó, mandó y completó una magnífica faena, con 10 asistencias, que llevaron a los Timberwolves a ganar el partido en la prórroga por 93-102.

La estadística anotadora de Minessota estuvo liderada por alero canadiense Andrew Wiggins, que aportó 31 puntos con un porcentaje de 11 canastas de 27 tiros de campo, incluido un espectacular 4 de 5 triples. Brillaron también los dos rookies, que dominaron a su antojo la pintura: el dominicano Karl-Anthony Towns y el ala-pívot serbio Nemanja Bjelica, con 17 tantos cada uno con sendos dobles-dobles.

Towns fue de menos a más y se lució sobre todo en la segunda parte. Mantuvo a raya y se impuso en cada duelo a Nikola Mirotic, sumido en una crisis de juego después de un brillante arranque de temporada. El número uno del último draft logró 17 puntos, 13 rebotes, cuatro tapones, dio dos asistencias y recuperó un balón en 27 minutos, unas estadísticas que hablan por sí solas del potencial de uno de los jugadores con más futuro de la NBA.

Por su parte, Bjelica firmó su mejor partido con los Wolves con otro doble-doble (17 puntos y 11 rebotes), además de repartir cinco asistencias, recuperar un balón y poner un tapón.

Ricky le gana el pulso a Rose

Ricky Rubio estuvo en pista 39 minutos, con malos porcentajes de cara al aro (2 de 10) y sólo 7 puntos en su casillero anotador. Pero sus 10 asistencias fueron definitivas para nutrir de buenos balones a Towns y Wiggins. Además, sus 8 rebores y tres recuperaciones demuestran que el de Masnou realizó una muy buena labor defensiva.

El base español eclipsó y anuló a la estrella de los Bulls, Derrick Rose, que se quedó en unos disctretos 11 puntos con un paupérrimo porcentaje –3 de 13–, además de cinco asistencias (la mitad que Ricky) y tres rebotes.

Los Timberwolves cimentaron su victoria en un arranque arrollador de la prórroga en el que endosaron a los Bulls un parcial de 9-0 con el joven Tows y el veterano Prince como grandes protagonistas.

En los Bulls, otra vez penalizados por su falta de actitud defensiva, Gasol volvió a ser el líder indiscutible, el jugador más completo y el único que respondió al juego coral de los Wolves. Pau consiguió su tercer doble-doble de la temporada, el segundo consecutivo, al aportar 21 puntos y 14 rebotes en los 40 minutos que estuvo en la pista del United Center. Sus porcentajes, además, fueron extraordinarios: 8 de 10 tiros de campo y 5 de 6 desde la línea de personal.

Mirotic, por su parte, no levanta cabeza: arrancó en el quinteto inicial, pero su entrenador, Fred Hoiberg, lo mantuvo sólo 17 minutos en la pista. El internacional español sólo anotó 1 de 8 en tiros de campo y falló los cinco triples que intentó. Tampoco fue mejor su trabajo defensivo, porque sólo capturó tres rebotes.

Lo último en Deportes