Indian Wells

Un Nadal tocado se impone a Khachanov y se cita con Federer en las semis de Indian Wells

Un Nadal tocado se impone a Khachanov y se cita con Federer en las semis de Indian Wells
Nadal,-durante-el-partido-ante-Khachanov-en-Indian-Wells

Rafa Nadal logró el billete a la semifinal de Indian Wells por décima vez en su carrera tras batir en dos sets al tenista ruso Karen Khachanov. El español se cita este sábado con Roger Federer con el pase a la final del primer Masters 1000 de la temporada en juego. La otra semifinal del torneo californiano tiene por protagonistas a Dominic Thiem y Milos Raonic

El tenista español Rafa Nadal avanzó a la semifinal de Indian Wells tras imponerse en dos sets a Karen Khachanov, (7-6(2) y7-6(2)) y a sus molestias en la rodilla derecha, por las que requirió atención médica en pista. El número dos del mundo tiene una cita este sábado con Roger Federer con el billete a la final del primer Masters 1000 de la temporada en juego. La otra semifinal del torneo californiano la disputarán Dominic Thiem y Milos Raonic.

El 5-0 para el español en el histórico de duelos entre Nadal y Khachanov era, cuanto menos, engañoso. Y es que más de cuatro horas necesitó el mallorquín para tumbar al joven ruso en su último duelo, los dieciseisavos de final del US Open 2018. “No tengo nada que perder”, había dicho Khachanov al saber que se encontraría de nuevo con Nadal, esta vez en suelo californiano. Y con esa idea en la mente arrancó el partido.

Khachanov se adelantó pronto en el marcador haciéndose con el servicio de Nadal en el juego de entrada. El tenista ruso empezó muy agresivo, a base de “palos” y buscando meticulosamente las líneas hasta disponer de 1-3. Pero si hay alguien acostumbrado a remar contracorriente es el -esta semana- pupilo de Francis Roig, que aprovechó la primera ocasión que tuvo para poner las tablas (3-3) y mandar después en el marcador con su servicio.

En el décimo juego, Nadal contó con hasta cuatro bolas de set con el saque de Khachanov, pero éste encontró un aliado en el viento que soplaba a favor  y haría falta acudir a la muerte súbita para resolver el parcial. El ruso mantuvo un elevado nivel pero el español dio un paso al frente y demostró que no es casualidad que Indian Wells sea el torneo de pista rápida que mejor se le da. Rozando la hora de partido, Nadal se metía el primer set en el bolsillo, 7-6(2). Rugía el español y estallaba en aplausos la grada.

Una guerra psicológica… y, de pronto, la rodilla

Quién sabe qué pasaba por la mente de Khachanov. Con un juego impecable, 9 aces y un 86% de primer servicio no había sido suficiente para ganar al número dos de la ATP. Pero pensar en negativo iba a ser peor, así que el ruso siguió a lo suyo a la espera de que su rival bajara en alguna ocasión la guardia.

Parecía que la atención iba a estar precisamente en cómo reaccionaría Khachanov, pero justo en el primer descanso del segundo parcial, con 2-1 para el ruso tras salvar dos bolas de rotura, Nadal hacía gestos para probarse la rodilla. Solicitó la atención médica y optó por un vendaje en esa rodilla derecha que tantos disgustos le ha dado.

El español volvió a la pista y en su rostro se reflejaban la rabia y el dolor, así que se dedicó a acortar los puntos a base de golpes magistrales a la pata coja. Es más en el quinto juego tomaba ventaja con un break. Khachanov no se lo creía, pero logró el contrabreak. El duelo se alargaba y con él aumentaba la duda de hasta cuándo resistiría el español. Un posible tercer set se antojaba imposible para el español.

El suspense aumentó en el décimo juego. Nadal pasó de un 40-0 a sufrir una bola de set en contra, pero la levantó y siguió en el partido (5-5). “Ni por esas”, pensaría Khachanov. El ruso se aseguró el tiebreak, tras levantar una bola de break en contra y el español hacía lo propio.

Muerte súbita y …

Tras dos horas y diez minutos de partido se llegaba a la muerte súbita del segundo parcial. Un tiebreak con sabor a final porque pasara lo que pasara parecía que sería lo último que se viera en la pista. Nadal estaba tocado pero es de otro planeta. Da igual jugar cojo, da igual jugar ante un gran rival como el de hoy, pero el español cerró el encuentro con un doble 7-6(2) para citarse con Federer. Tiene 24 horas para recuperarse.

Últimas noticias