Copa del Rey 2018: Real Madrid - Melilla

Isco se juega el orgullo

Isco

El Santiago Bernabéu se vestirá de gala este domingo para acoger, por primera vez en su historia, un encuentro de la final de la Copa Libertadores. 76 horas antes, el Real Madrid jugará un partido intrascendente, de escaso carácter competitivo y que ejercerá de telonero del Boca – River, para confirmar el pase a los octavos de final de la Copa del Rey. El equipo blanco se mide al Melilla después del 0-4 de la ida, en un encuentro festivo, como el día de la Constitución, y que servirá para ver a jugadores necesitados de reivindicarse como Isco, Asensio o el siempre esperado Vinicius.

El Real Madrid – Melilla no es un encuentro ortodoxo, ni por el horario, ni por la diferencia de los equipos, ni por la situación de estos. El vigente campeón de Europa se mide a un 2ªB que piensa más en liderar su grupo que en la Copa y, para colmo, el favorito indiscutible de la serie juega en casa y con cuatro goles de ventaja del partido de ida. El pase del Melilla a los octavos del torneo del K.O. supondría la mayor sorpresa de la historia del fútbol, y como eso no sucederá, habrá que conformarse con los jugadores que Santiago Solari alinee sobre el césped del Bernabéu.

El entrenador argentino parece que apostará por Isco como titular en su octavo partido al frente del primer equipo blanco. Esto no supondrá el levantamiento del castigo del ’22’, pues Alarcón apunta a conformar un once plagado de suplentes, canteranos y jugadores en horas bajas como Marco Asensio o Keylor Navas.

No es momento para los titulares y por ello Solari permitirá el descanso a la plana mayor de la alineación inicial de los últimos partidos. El domingo el Madrid tiene un partido de obligada victoria en Huesca, y en el trámite ante el Melilla será suficiente con los que necesitan reivindicarse y coger ritmo. En este saco también se encuentra Vinicius, el principal aliciente del partido junto a Isco. El adolescente brasileño ya deleitó al público en la ida con una gran actuación y querrá volver a escuchar su nombre entre los aficionados de un Bernabéu que a buen seguro verá reforzada su pobre entrada con la presencia de los más jóvenes, de permiso escolar por la fiesta de la Constitución.

Volviendo a Isco, el Melilla parece una presa fácil para reivindicarse y lucirse en un estadio que siempre se ha mostrado a favor de sus filigranas y apariciones estelares. Ahora, con un estado de forma en duda, el malagueño tendrá por fin minutos para demostrar dentro del campo que no está gordo y sí para ser titular en un equipo en el que era el mejor a principio de campaña, pero cuyas discusiones con Solari le han apartado del once titular.

Lo último en Deportes