EUROCOPA 2016

Francia abusa de una Islandia que cayó con las botas puestas (5-2)

FRANCIA
Griezmann celebra el gol que le dio el pichichi de la Eurocopa para Francia. (AFP)

Tarde o temprano, las aguas vuelven a su cauce. Francia estalló la burbuja de Islandia sin piedad y presentó, por primera vez en toda la Eurocopa, una candidatura sólida a ganar el torneo del que son anfitriones. Con poco fútbol, eso sí, pero con una gran intensidad en la presión y un físico exuberante, los pupilos de Deschamps que pasaron por el encima de una Islandia que se marcha haciendo historia.

Francia se reconcilió con su afición después de un arranque de Eurocopa dubitativo. Los galos prepararon a conciencia la estrategia y la ejecutaron a la perfección, castigando las debilidades de los islandeses y no minusvalorando su mortífero contragolpe. Kante fue sacrificado para poner a Pogba de mediocentro, una maniobra magistral de Deschamps para ahogar a sus rivales en la presión.

Pese a lo sorprendente de la maniobra, los bleus cedieron la iniciativa a un rival que se fue arriba con el balón. Esa táctica permitió a Francia salir cómodamente al contragolpe con Griezmann y Giroud arrancando como auténticas gacelas ante la lentitud de los centrales de Islandia. Fue en un balón al espacio de Matuidi cuando a los 12 minutos de juego se abrió la lata. Giraud cazó al primer toque dicho pase y disparó para perforar el marco de Halldorsson. El balón pasó por debajo de las piernas del portero insular.

FRANCIA
Giroud abrió la lata y Pogba sentenció para Francia ante Islandia. (AFP)

Islandia, pese al golpe, no renunció al balón e intentó llegar con peligro al marco de Lloris. Sin embargo, hoy Francia no tenía pensado perdonar ni una ocasión. En la siguiente llegada, Griezmann colgó un córner cerrado y Pogba entró con más potencia que nadie al segundo palo para lograr su primer gol en la Eurocopa y sentenciar el choque. El jugador de la Juventus se aprovechó de su fortaleza en carrera para imponerse a la defensa zonal de sus rivales.

Pero Francia olía la sangre y quiso dar un regalo a su entregada afición apretando antes del descanso. Payet acudió a su cita con el gol tras una dejada de Griezmann que el extremo aprovechó para cruzar con su guante en la zurda desde la frontal del área. El buque vikingo sacaba la bandera blanca, pero la flota gala quería más y en un nuevo balón al espacio –tras un gran pase de Pogba– Griezmann batía de vaselina a los isleños estableciendo el 4-0 al descanso.

Ruleta rusa en la segunda parte

Islandia realizó dos cambios al descanso con el objetivo de agitar la coctelera y bien pronto consiguió efectos logrando el gol del honor, obra de Sigthorsson. El centrocampista se adelantó a toda la defensa de los anfitriones para delirio de la grada isleña, que quería más y más.

De calmar los ánimos se encargó un minuto después Giroud con anticipándose a un blando Halldorsson en un centro que venía frontal a su portería. El delantero francés metió su cabeza y entró de lleno en la lucha por el máximo goleador del campeonato con tres tantos, a uno de su compañero Griezmann.

El partido fue un carrusel de ocasiones y hasta hubo tiempo para que Gudjohnsen recibiese un homenaje en su último partido como profesional. La entrada del ex del Barcelona arengó a sus compañeros –le entregaron hasta el brazalete de capitán– y un minuto después de su ingreso en el campo Bjarnason cabeceaba el segundo tanto al fondo de las mallas en clara dedicatoria al ariete de 37 años.

Islandia adoleció de los típicos problemas de un equipo pequeño ante un gigante que está en su mejor momento de la Eurocopa. Un portero tímido, una defensa lenta y un ataque presuntuoso pagaron cara la novatada ante una Francia que va de menos a más en sus prestaciones y que ahora se encuentra en un mejor momento de confianza durante todo el campeonato. No hay que menospreciar un dato: Islandia es el primero que consigue perforar en dos ocasiones la portería francesa.

Lo último en Deportes

Últimas noticias