Cayó ante Van de Zandschulp con tres pelotas de partido a favor

Carreño revive su pesadilla y vuelve a perder un partido que tenía ganado

Pablo Carreño cayó de forma estrepitosa ante el holandés Botic Van de Zandschulp en primera ronda del Mutua Madrid Open. El español perdió un partido que tenía prácticamente ganado, con dos pelotas de partido y saque a su favor

Djokovic debuta con victoria pero no convence al público de Madrid

A qué hora juega Rafa Nadal y dónde ver el partido de tenis del Mutua Madrid Open contra Kecmanovic

Pablo Carreño
Pablo Carreño, en el Mutua Madrid Open. (EFE)

Pablo Carreño sigue sumando papeletas para ser designado como el pupas del circuito. El tenista asturiano, adalid de la lucha constante en los partidos, volvió a perder un partido que tenía prácticamente ganado y se despidió a las primeras de cambio del Mutua Madrid Open. Botic Van de Zandschulp, de nombre tan impronunciable como potentes son sus golpes, le dio la vuelta a un encuentro en el que Pablo revivió la pesadilla sufrida ante Sinner en Miami, donde perdió tras contar con cinco pelotas de encuentro, y acabó derrotado, otra vez, de forma inexplicable.

El partido marchaba por los derroteros dibujados por Carreño, que se apuntó el primer set gracias a su buen hacer en el tie-break y quebró en el comienzo del segundo a un Van de Zandschulp aparentemente cansado después de llegar a la final de la semana pasada en Munich, de la que tuvo que retirarse por problemas respiratorios. El 4-1 del segundo set tuvo la primera posibilidad de sentenciar con hasta cuatro pelotas de break que desperdició el de Gijón, que continuaría por su camino idílico.

Ya con 5-3 en el luminoso del segundo, Pablo se mostró más que sólido al servicio hasta llegar a un 40-15 que provocaría el cambio más significativo de lo que llevamos de torneo. Las dos pelotas de partido de Carreño se marcharían al limbo para dar paso a un break que metía a Van de Zandschulp en el partido. El español tendría una más, en este caso al resto, pero el set estaba visto para la sentencia de la muerte súbita, sin Carreño preparado mentalmente para afrontarla.

Ya en el tercero, el holandés tenía las de ganar aunque nunca hay que dar por muerto a Carreño. Capaz de levantarse de las situaciones más inverosímiles, el aguerrido tenista español lo intentó, pero el día no estaba de su lado, cediendo su saque en el momento oportuno para que Van de Zandschulp demostrara por qué es una de las sensaciones de la temporada y por qué él y no Pablo pone rumbo a la segunda ronda en Madrid.

Lo último en Deportes

Últimas noticias