Carmena faltó a su palabra: “Nunca iré al palco del Bernabéu”

A la derecha de un jeque como Al Khelaifi, a dos sitios de del presidente de una multinacional como Florentino Pérez y a tres del rey emérito Juan Carlos I, colocó sus posaderas Manuela Carmena, la alcaldesa que viaja en metro bolso en ristre y presume de plebeya, en primera fila del palco del Bernabéu. Y allí estuvo tan pancha, viendo un partido de un deporte que le “aburre”, rodeada de esos empresarios avariciosos y explotadores, con ganas de sentirse como Jesús expulsando a los mercaderes del templo.

Sí, Carmena en el palco del Bernabéu, ese lugar demonizado por su jefe  Pablo Iglesias. “Si soy presidente del Gobierno, trataré de no ir al palco del Bernabéu. Yo preferiría estar junto a la gente humilde, porque los palcos de los estadios de nuestro país son un nido de corrupción y chanchullos. De chorizos”, resaltaba el líder omnímodo de Podemos hace unos días en El partido de las 12.

Sí, Carmena en el palco del Bernabéu. La misma alcaldesa que no fue al derbi entre los primeros dos equipos de su ciudad. “Me da igual el derbi, mi familia es del Real Madrid, pero el fútbol me aburre”, presumía en el Marca la venerable líder de la marca blanca de Podemos.

Sí, Carmena en el palco del Bernabéu. La misma alcaldesa que presumía de populismo y de plantar cara a los poderosos nada menos que en el Financial Times. La misma Carmena que dijo aquello de “no me han invitado todavía, pero si me invitan, nunca iré al palco del Bernabéu”. La misma alcaldesa que, una vez más, dice una cosa y luego hace otra.

Lo último en Deportes

Últimas noticias