Significado de las serpientes de dos cabezas

Conoce más sobre la serpiente de dos cabezas
¿La serpiente dos cabezas, da más miedo que la de una o no?

A no ser que durante el desarrollo embrionario suceda una mutación, las serpientes bicéfalas no las podemos encontrar en la naturaleza. Eso sí, la gente del campo, dice encontrarse ocasionalmente con unas serpientes que cuentan con una cabeza en cada extremo del cuerpo y que se entierran después de ser descubiertas. Los que afirman esto, realmente no han visto una serpiente de dos cabezas, sino una anfisbena.

La serpiente de dos cabezas, todo un icono

Hablamos de un reptil que mide medio metro de longitud que excava e galerías subterráneas y que cuenta con la facultas de poder desplazarse con idéntica facilidad hacia adelante que hacia atrás. Aquí es donde nace el mito popular de las serpientes con dos cabezas.

En Europa la única especie existente de anfisbena vive en la Península Ibérica y se llama Blanus Cinereus.

Significado de la serpiente de dos cabezas

La serpiente de dos cabezas es una criatura semimítica que se encuentra en culturas muy diferentes. En el mundo mediterráneo se denominaba anfisbena. Los que más páginas han escrito sobre ella fueron los escritores Plinio el viejo y Lucano.

Para los griegos, la anfisbena simbolizaba para los griegos y romanos la fecundidad, siendo la razón por la que las mujeres usaban pulseras en forma de anfisbena.

La asociación entre la anfisbena y la fecundidad era debida a que vivía bajo tierra y era conocedora las cavidades subterráneas (útero de la tierra). La anfisbena se consideraba la más venenosa de todas las serpientes pues podía morder de forma simultánea en dos partes del cuerpo. Era tan agresiva que en muchas ocasiones una cabeza atacaba a la otra, por lo que simboliza también el principio y el final.

La anfisbena en mesoamérica se la llamaba xiuhcoatl por los nahuas e Itzam-Cab por los mayas. Para ellos era una serpiente celestial que cuando llegaba el amanecer devoraba al sol naciente y al irlo engullendo, lo transportaba por los cielos, hasta llegar al occidente y de ahí, vomitarlo por la otra cabeza para que bajara al reino subterráneo.

Algo realmente curioso es que se descubrió que las anfisbenas verdaderamente existen. Estas serpiente muy primitivas tienen una falsa cabeza en la cola y cuando son atacadas por otras, el depredador tarda en acercarse, pues piensa que la falsa cabeza lo observa. Todo ello da tiempo para que el animal huya.

Un animal mítico y de lo más curioso que ha sido de lo más mencionado en la historia. Sea como fuere, seguirá estando presente en la simbología popular y antigua.

Lo último en Curiosidades

Últimas noticias

. . . . . . . . .