Limpieza

Los mejores trucos para limpiar los electrodomésticos pequeños de la cocina

Todos los trucos y remedios para limpiar electrodomésticos pequeños de la cocina como el microondas, la licuadora o el tostador.

limpiar electrodomésticos
Pasos para limpiar correctamente los pequeños electrodomésticos de la casa

A la hora de ponernos a limpiar la cocina, nos solemos centrar en armarios, la despensa y los grandes electrodomésticos como el horno o el frigorífico, pero ¿qué pasa con los electrodomésticos pequeños? Es también importantes dejarlos limpios si tenemos en cuenta que suelen ser los que más usamos al cabo del día, de modo que apunta estos trucos que ahora te explicamos y te quedarán como nuevos.

Los mejores trucos para limpiar los electrodomésticos pequeños de la cocina

Hemos de ser conscientes de que la cocina no son solo muebles y fogones. La verdadera riqueza de este entorno son los electrodomésticos con los que preparas tus comidas. Y estas maravillas de la tecnología deben limpiarse cuidadosamente después de cada uso, por razones higiénicas pero también para preservar su funcionalidad. Entonces, veamos cómo limpiar algunos de los electrodomésticos pequeños que más solemos utilizar.

Microondas

Corta un limón por la mitad y exprime el jugo en un recipiente apto para microondas. Agrega los trozos de limón al tazón, junto con 1/2 taza de agua. Caliéntalo en el microondas hasta que el agua empiece a hervir. Sin abrir la puerta, deja reposar el agua con limón durante cinco minutos. El vapor de limón ayudará a eliminar la suciedad, lo que facilitará el secado después de retirar el recipiente. Saca el plato giratorio para limpiarlo, luego limpia con la ayuda de un paño húmedo o bayeta, la parte superior, inferior, los lados y la puerta del microondas antes de volver a colocarlo. Debes tener cuidado ya que algunas zonas internas del microondas pueden ser delicadas y dejar de funcionar si se mojan. Procura desenchufar el microondas antes de limpiarlo por dentro, y secarlo bien.

Licuadora o procesador de alimentos

Llena la jarra con agua caliente tan pronto como termines de usarla, agrega un par de gotas de jabón y enciende la licuadora como lo harías con una receta. Enjuágala y estará lista para tu próxima mezcla.

Tostador

El tostador es uno de los electrodomésticos que más se usan en la cocina pero que suelen limpiarse con menos frecuencia, cuando en realidad no debería ser así.

Lo primero que debe hacer antes de limpiar el tostador es desenchufarlo y asegurarte de que se haya enfriado . Una vez enfriado, puedes voltear el tostador , quizás colocándolo sobre el fregadero o directamente en la papelera y agitarlo, para que caigan todas las migas .

La siguiente operación consiste en retirar las rejillas y limpiarlas sumergiéndolas en agua tibia. Pasados ​​unos minutos, si la incrustación es constante, también puedes agregar unas cucharadas de bicarbonato de sodio y un poco de detergente para lavar platos y fregar con una esponja.

Si la placa es extraíble también se puede remojar junto con las rejillas y después de unos minutos frotar con la esponja. Esta operación de inmersión en agua jabonosa sirve para ablandar las incrustaciones que de esta forma se eliminarán más fácilmente.

El interior del tostador , es decir, las ranuras donde se insertan las tenazas que contienen la tostada, no se debe lavar: si está muy sucio, se puede limpiar con un paño húmedo por las paredes sujetando el tostador al revés para evitar que el agua gotee en el fondo. Luego también limpia el exterior del tostador con una esponja para quitar las manchas de grasa y las huellas dactilares. Obviamente, cada parte del tostador finalmente debe secarse cuidadosamente antes de su uso.

Quemadores de la cocina

Si tiene cuatro quemadores, retire tres de los cuatro quemadores y tal vez deje el más grande . Coloca los quemadores incrustados en una cacerola y cubra con agua. Agrega de cuatro o cinco cucharadas de vinagre al agua.

Tienes que llevar a ebullición y dejar hervir durante cuatro a cinco minutos.
En este punto, con cuidado de no quemarte, retira los quemadores del agua y colócalos en un plato. Después de dejarlos enfriar un momento, puedes limpiarlos con una lana de acero para las ollas o con una lana de acero más fina .

Verás que la limpieza, tras pasar los quemadores por el agua hirviendo y vinagre, será mucho más fácil y menos fatigante. Para la limpieza, además de la lana de acero, usa detergente líquido común .

Enjuaga y deja secar todo. Vuelve a colocar los quemadores y la parrilla o rejilla correspondiente en su lugar para proceder a la inmersión y hervor del quemador restante y repetir el proceso. Luego secas y colocas el resto de quemadores en su sitio.

Lo último en Curiosidades y noticias increíbles

Últimas noticias