Mundo

Estas son las 5 tribus caníbales más peligrosas del mundo

Hay tribus que siguen practicando el canibalismo

Tribus caníbales
Monjes Aghori

Todos nosotros consideramos que el canibalismo es una de las cosas más aterradoras que existen. Sin embargo, a día de hoy siguen existiendo algunas tribus caníbales alrededor del mundo. Algunas de estas sociedades continúan con esta práctica porque creen que es una forma de adquirir las habilidades de la víctimas, mientras que otras lo hacen a modo de ritual.

Hombres Leopardos – África Occidental

Los Hombres Leopardos son una sociedad africana basada en la religión animista. Su origen data del siglo XIX, en la época colonial. Creen que pueden ser poseídos por los espíritus de animales carnívoros, como los cocodrilos o los leopardos. Además, llevan a cabo asesinatos a modo de ritual mientras están en trance.

Sí, son una de las tribus caníbales más peligrosas ya que los miembros de esta sociedad creen que el canibalismo es un ritual para fortalecer al grupo. En el siglo XX el Gobierno de Liberia proscribió esta sociedad, aunque se cree que sigue funcionando de forma clandestina.

Korowai – Papúa Nueva Guinea

Los Korowai viven en la selva de Papúa Nueva Guinea, al sureste del país. Son recolectores y cazadores, y continúan viviendo como hace varios miles de años. Mantienen sus tradiciones ancestrales. Se calcula que en la actualidad la tribu está formada por unos 3.000 miembros. La primera vez que alguien del «mundo exterior» contactó con ellos fue en el año 1974. Unos misioneros holandeses lograron socializar ligeramente con ellos.

Si por algo son bien conocidos los Korowai es por ser excelentes arquitectos. Construyen sus casas en las copas de los árboles, y en su interior pueden convivir hasta 15 personas. ¿Siguen practicando el canibalismo? Lo cierto es que hay dudas al respecto. Tradicionalmente, en las guerras entre clanes el premio era un banquete con el brujo de la tribu rival como plato principal.

Monjes Aghori – India

Los monjes Aghori son «santos hombres» hindúes que viven completamente al margen de la sociedad. Su origen se remonta al siglo VII y sus costumbres sorprenden al mundo: fuman marihuana, utilizan cráneos a modo de cuencos y para ellos el uso de la ropa es opcional. Se les puede ver en la ciudad india de Benarés, donde comen los cadáveres no incinerados que se lanzan al río Ganges.

Llevan una vida de extrema espiritualidad y meditación. Consideran que el canibalismo les da poderes sobrenaturales y les evita el proceso de envejecimiento. Por este motivo, es habitual que coman carne cruda de cadáveres humanos que flotan en el río Ganges. Para ellos, un cadáver es simplemente materia natural sin fuerza vital. Algunos monjes Aghori también ingieren sus propias heces.

Wari – Brasil

Los Wari son un pueblo indígena de Brasil que practican lo que se conoce como endocanibalismo. ¿Qué quiere decir esto? Que se comen a los miembros de la tribu una vez fallecen. Cuando la persona muere, se deja su cuerpo a la intemperie durante tres días. Luego, cuando el cuerpo se empieza a hinchar y a descomponerse, comienza el banquete. Se comen sus órganos, mientras dejan que la piel y el cabello se descompongan naturalmente.

Actualmente viven asentados alrededor de siete Puestos de la Fundación Nacional del Indio. En las primeras décadas del siglo XX la invasión de los recolectores de caucho les obligó a desplazarse hacia las cabeceras de los ríos. Se calcula que hay 1.700 Waris a día de hoy.

Amahuacas – Perú

La población aproximada en la actualidad de los Amahuacas es de 500 personas. Los primeros contactos con esta tribu se dieron en el siglo XVII de la mano de misioneros franciscanos. Tradicionalmente se caracterizan por ser terriblemente guerreros, y su principal actividad económica se basa en la caza, la pesca y la agricultura.

A finales del siglo XIX, los buscadores de caucho procedentes del «Viejo Mundo» trataron de convertirlos en esclavos. Atacaron sus aldeas, y los Amahuacas se vieron obligados a desplazarse hacia el interior de la selva. En los últimos años se han hecho grandes esfuerzos para reanudar el contacto con ellos, pero no ha sido posible.

Practican el canibalismo de una forma muy curiosa. Creen que cuando una persona muere hay que comerse su carne para mantener dentro su alma. Un mes después del funeral y el entierro, se desentierra el cadáver y se pone en una gran cacerola al fuego.

Lo último en Curiosidades y noticias increíbles

Últimas noticias