Los Oscar 2019

‘Infiltrado en el KKKlan’: Spike Lee se vale del humor para advertir que la historia puede repetirse

Trailer de 'Infiltrado en el KKKlan', nominada a mejor película en los Premios Oscar 2019.

Tras ganar el Gran Premio del Jurado en el Festival de Cannes, 'Infiltrado en el KKKlan' llega a la noche más importante de Hollywood con seis nominaciones, entre ellos la de Mejor Película y Mejor Director. La película dirigida por Spike Lee es una mezcla entre un tema realmente serio y una mediana dosis de humor sin arruinar ni llevar a los extremos una película perfectamente equilibrada. Es una crítica pasada y actual del país de Donald Trump que parecen mimetizarse y que, sin duda, le ha valido un puesto de honor en la gala de los Oscar 2019.

Spike Lee es uno de esos directores que no da puntada sin hilo y al que le gusta meter el dedo en la llaga. Sobre todo si el tema a tratar es la discriminación y el racismo contra la gente de color en los Estados Unidos. Sus películas, siempre con críticas encerradas de manera más o menos velada, exponen extremos de una misma tesis. En ‘Infiltrado en el KKKlan’ se plantea una premisa divertida y, aunque pueda parecer increíble, tan real como la vida misma: el primer, y recién nombrado, policía negro de la comisaria de Colorado Springs (Denver) se infiltra en el Ku Klux Klan.

Si bien la película está aderezada con gags cómicos y brillantes diálogos (ojalá un Oscar solo para las conversaciones telefónicas con el joven supremacista David Duke), ‘Infiltrado en el KKKlan’ desarrolla cómo un negro se hace un hueco con ingenio y empuje en una comisaría norteamericana por primera vez en la historia. Un hito con el que no tragaron nada bien algunos ciudadanos del pueblo. Adam Driver y John David Washington, el hijo de la estrella Denzel Washington, protagonizan la película magistralmente presentando un dúo que, aunque a la fuerza, acaba haciendo buenas migas. Todo ello basado en el libro homónimo de Ron Stallworth, el verdadero policía negro al que Washington presta su cuerpo en la gran pantalla.

infiltrado-en-el-kkklan-black-power-oscar-2019

La cinta opta a seis estatuillas doradas en los Oscar 2019: mejor Película, mejor Director, mejor Actor Secundario, mejor Guión Adaptado, mejor Banda Sonora y mejor Montaje. Junto con ‘Black Panther’ y ‘The Greenbook’ (con sus evidentes diferencias), ‘Infiltrado en el KKKlan’ engorda esa presencia del ‘black power’ con la que la Academia compensa, a la vez que reconoce su error, la polémica del #OscarsSoWhite. Por la que, dicho sea de paso, Spike Lee no asistió a la ceremonia del 2016 a pesar de haber aceptado un Oscar honorífico.

Queda para el recuerdo el mensaje que lanzó entonces el director afroamericano: “Me gustaría agradecer a la presidenta Cheryl Boone Isaacs y al consejo de la Academia de Artes y Ciencias Cinematográficas por concederme el Oscar honorario este mes de noviembre. Lo agradezco de verdad. Sin embargo, mi esposa, Tonya Lewis Lee, y yo no asistiremos a la ceremonia de los Oscar en febrero. ¿Cómo es posible que por segundo año consecutivo los veinte candidatos en la categoría de actores y actrices sean blancos? ¿No sabemos actuar?“. Muchos críticos coinciden en que La Academia ha tardado 30 años en reconocer el talento de Lee. ¿Tendrá que esperar otros 30 para llevarse el Oscar?

El director de 'Infiltrado en el KKKlan', Spike Lee.
El director de ‘Infiltrado en el KKKlan’, Spike Lee.

A pesar de estar ambientada en los 70 del siglo pasado, la cinta retoma fuerza y vigencia cuando vemos cómo en EEUU, así como en otras regiones del mundo, la discriminación, el racismo y la xenofobia son los temas recurrentes de los que dan fe tanto los medios de comunicación como las redes sociales. Tras una hora y media de trama cinematográfica y risas, Lee coloca magistralmente una sucesión de imágenes reales, y muy recientes, en el final de la cinta. Y con estos minutos, tras la carcajada final, el público enmudece en cada sala de cine porque el mensaje está claro: la historia puede repetirse si no andamos con cuidado.

Sinopsis: A principios de los años setenta, una época de gran agitación social con la encarnizada lucha por los derechos civiles como telón de fondo, Ron Stallworth se convierte en el primer agente negro del departamento de policía de Colorado Springs. Pero es recibido con escepticismo y hostilidad por los mandos y algunos de los agentes. Sin amedrentarse, decide seguir adelante y hacer algo por su comunidad llevando a cabo una misión muy peligrosa: infiltrarse en el Ku Klux Klan y exponerlo ante la ciudad.

Últimas noticias