Hablemos Rápido.

Alaska: “Si Mario y yo fuéramos una monarquía seríamos Mónaco”

Alaska
Alaska @EP

Artista, empresaria, actriz. Alaska (Ciudad de México, 1963) es abonada de FlixOlé, presenta ‘Cine de Barrio’ de TVE y sabe qué actores protagonizan la película ‘Camino del Rocío’ (1966). Es mi amiga ideal, la verdad. No sé qué más se le podría pedir a una amistad efímera forjada en las butacas del Teatro Calderón, lugar donde junto a Mario Vaquerizo, Manuel Bandera y Bibiana Fernández estrena la obra La última tourné’.

Explica con seguridad, sin titubear ni medio segundo, que ella siempre ha sido vieja, “una señora respetable desde los 15 años, todo el mundo que me conoce lo sabe”. No se esconde, así que hablamos a pecho descubierto sobre lo fan que es de ‘Cine de Barrio’, un programa de cine español supuestamente para señoras y señores jubilados, y lo feliz que está de presentarlo.

No quiere que Mario sea Rey de España, ni ella ser Reina consorte porque “sería imposible total”, dice. No obstante, se lo piensa un rato y afirma: “Bueno, si fuéramos una monarquía probablemente seríamos más como la de Mónaco, más con Lagerfeld y más con Carolina”.

¿Cómo está América?

Muy bien, un poco aburrida, la verdad, porque está haciendo menos vida social de lo que suele hacer, pero bien. De todos modos, no quiero que deje de hacer cosas del todo porque no quiero que las personas se mueran de aburrimiento y de falta de actividad en sus casas. Tengo un amigo médico que dice que está viendo a las personas mayores muy afectadas en la movilidad y en la cabeza porque la gente sale menos y les afecta. No quiero que esto le pase a ella, le animo.

Estrenáis espectáculo en el Teatro Calderón, no sé si juzgarlo como el momento adecuado o locura máxima.

¡Ay! Es un momento más, yo creo. Mira, si te soy sincera, creo que cuando me he decidido a hacer algo nunca me he planteado si es buen o mal momento, sino que he hecho lo que creía que tenía que hacer. Pero, además, en este caso no soy yo, es el productor el que tira para adelante y en un mal momento para su inversión, como claramente es este, y ha decidido seguir con el proyecto, así que estamos muy agradecidos.

¿Por qué nos importa muchísimo más la berrea política que la generación de la economía que es, realmente, aquello que sostiene el bienestar individual?

Pues es muy complicado porque, no nos engañemos, todo está unido y es una cadena. Es más, creo que al principio estábamos todos un poco más tranquilos porque decías: “Bueno, nos aislamos, es un momento, va a pasar”. Pero, claro, ahora empezamos a ver que esto no es algo que pasará de un momento para otro, debemos comenzar a pensar en cómo no sucumbir a otras cosas, a que los mayores sucumban, pero porque no se mueven de su casa, a que la gente que no tiene trabajo sucumba ante otros problemas, ante que la gente que tiene enfermedades crónicas no se muera por falta de atención porque hay otras prioridades, etc. Ahora es peor que en abril porque nos damos cuenta de otras cosas.

Haces pareja con Mario aquí en la obra, bueno, en general en la vida, y me pregunto: ¿Cómo será una Casa Real con Alaska y Mario de Reyes de España?

(Reímos) ¡Imposible! ¡Sería imposible! Bueno, seguramente se parecería más a la Casa Real de Mónaco que a la de España, igual somos más Mónaco que otra cosa, esto igual sí que lo vemos más posible. Más de estar con Karl Lagerfeld, más de ser una divina como Carolina que bailaba en Studio 54 a finales de los años 70. Eso, mira, lo entiendo, pero lo otro creo que no.

Y hacer el Baile de la Rosa y no una recepción formal, ¿no?

Bueno, es que ya hemos ido al Baile de la Rosa. Si Mario y yo fuéramos una monarquía seríamos Mónaco, pero ya sabes que hay gente que no considera que sea una monarquía, por eso te lo digo.

Bueno, su palacio visto allí parece un poco de cartón-piedra.

¡Es que es muy pequeño! Es un sitio muy pequeño, todo es a escala pequeña, incluido su palacio.

Has conocido a muchísima gente, ¿quién te ha dejado helada?

Andy Warhol era muy impresionante porque, sencillamente, no hablaba, cosa que agradezco. No hablaba con nadie, María, con nadie. Se limitaba a estar de pie, mirar, dejaba que se hicieran fotos con él, pero no hablaba. Era muy muy muy impresionante.

A Warhol lo trajo el galerista Fernando Vijande por primera vez a España, imagino que también lo conocías, claro.

Efectivamente, sí, señora. Vijande era un señor, además, ma-ra-vi-llo-so (dice marcando mucho las sílabas). ¡Qué biografía había ahí! Quiso que Madrid fuera Nueva York en un momento dado y, la verdad, ¡casi lo consigue!

Tú, que eres una mujer muy culta, ¿ayudas a Mario con los podcast de Historia de España que está haciendo para los chicos de Bachillerato?

No, no, nada de nada. Mario tiene el programa del curso de Bachillerato y, a partir de ahí, tiene que organizar un guion y conseguir hacerlo suyo. Ahí no me meto porque seguro que salimos tarifando.

Yo con el binomio de juventud e historia estoy anonadada, impresionada y horrorizada tras la encuesta de GAD3: “6 de 10 jóvenes no sabe quién era Miguel Ángel Blanco”.

Ya, ya, y si nos ponemos a preguntar por cosas y figuras más obvias probablemente tampoco lo sepan como, por ejemplo, quién era Adolfo Suárez. No te digo ya, no sé, Leopoldo Calvo Sotelo. Pero vamos a mirarlo, no sólo por el lado más oscuro, sino también por el más luminoso, si te vas a la cultura pasa lo mismo, no sólo en la política. Cuando yo era pequeña, y soy consciente de ello, cuando tenía 15 años sentía fascinación por saber quién era Sara Montiel o William Wyler, pero no era lo normal en la gente de 15 años y esto será siempre así. Habrá gente que tiene interés y gente que no tiene interés por nada.

Esta semana he leído una crónica sobre ti de Silvia Taulés que decía: “Una señora respetable con un marido moderno con el que acude a todas las fiestas de guardar”.

Pues bien, es así.

¿Cuándo se convierte una en una señora respetable, Olvido?

A los 15 años yo era una señora respetable. Yo he sido vieja siempre, eso para empezar, y los que me conocen lo saben muy bien. Yo haciendo la película de ‘Pepi, Luci, Bom y otras chicas del montón’ y haciendo la escena de la lluvia dorada ya era una señora respetable.

Entonces, como siempre has sido vieja, me imagino que lo de presentar ‘Cine de Barrio’ ¡es una verdadera fantasía!

Pero, ¡fantasía absoluta! Es que no me lo puedo creer todavía. Tienes que pensar que nosotros, desde el principio, desde Los Pegamoides, citábamos esas películas como influencia absoluta. Hay un disco de Fangoria que se llama ‘El extraño viaje’, quiero decirte con esto que el cine de los años 50, 60 y 70 es como nuestro ADN. Así que, bueno, que me caiga encima este regalo después de 25 años siguiendo el programa es que, de verdad, no me lo puedo creer.

El otro día, que Carmen Sevilla cumplía 90 años, pensé que pondríais ‘Camino del Rocío’ con Paco Rabal y Arturo Fernández.

¡Ay, qué linda! Me encanta. Se ha puesto otra en homenaje a Carmen que no se había puesto nunca porque en ‘Cine de Barrio’ hay un problema: hay películas que se han puesto muchísimo y otras que todavía no se han puesto. Además, que no es porque esté yo, eh, es porque se cumplen 25 años y vamos a intentar también poner películas de los años 80 y los 90. Cine familiar, horario protegido, por supuesto, pero también de otras décadas.

Yo soy abonada de FlixOlé y…

¡Me vuelve loca! ¡Viva Cerezo! ¡Viva, viva! (Reímos)

Mis amigos no sabían lo que era, me dicen que seguro que los únicos socios somos Cerezo y yo.

(Risas) ¡Una mierda! –espeta divertida bajando la voz– ¡Con perdón! No, no, la gente se equivoca en lo de las edades, cree que sólo lo ve la gente mayor y nadie más. Eso es mentira, mira tú y yo somos la demostración.

Somos ‘mainstream’, ¿se dice así?

Ah, yo qué sé.

Definitivamente, sí, somos viejas.  

(Risas)

 @MaríaVillardón

Lo último en Cultura

Últimas noticias