Crítica de ‘Mientras dure la guerra’, nominada a mejor película en los Premios Goya 2020

Karra Elejalde interpreta de manera magistral a Miguel de Unamuno en el final de la República y durante los primeros momentos del alzamiento nacional. 'Mientras dure la guerra' de Alejandro Amenábar parte como gran favorita en los Goya 2020.
Karra Elejalde interpreta de manera magistral a Miguel de Unamuno en el final de la República y durante los primeros momentos del alzamiento nacional. 'Mientras dure la guerra' de Alejandro Amenábar parte como gran favorita en los Goya 2020.

Al margen de la calidad técnica y fílmica de ‘Mientras dure la guerra’, que es soberbia, la última cinta firmada por Alejandro Amenábar presenta un factor novedoso en el cine español en torno a ese episodio histórico tan discutido que es la Guerra Civil española. Con ese oscuro episodio de fondo, Amenábar utiliza los últimos años del célebre escritor Miguel de Unamuno para desmontar de una manera blanca y sin fallo diversos clichés que se han dado por buenos tras su repetición martilleante y sin descanso en cine, series y demás productos de consumo ocioso.

El chileno-español Amenábar huye en ‘Mientras dure la guerra’ de cualquier tipo de exceso que pudo cometer en sus anteriores trabajos y vuelca todos sus esfuerzos en transmitir emoción. Aunque su falta de riesgo podría trasladarse en una sensación insípida para el público más crítico, su puesta en escena ampliamente funcional y su planificación técnica brillante hace que ‘Mientras dure la guerra’ juegue en otra liga.

Con 17 nominaciones, tan solo se quedó fuera de una de sus candidaturas, a los Premios Goya 2020, la cinta de Amenábar parte como una de las favoritas de la noche. Aunque su director tuvo serios obstáculos a la hora de financiar su idea, la cinta ha sido un éxito entre taquilla y crítica. Incluso quien no se atrevía a alabar un discurso poco politizado sobre una de las que, hoy en día, sigue siendo un arma arrojadiza de la izquierda, ha tenido que callar y alabarla en un perfil más bien bajo.

Pero hay un momento de la cinta en el que la emoción que traslada al público trasciende y se convierte en valentía. La caracterización plana, y sin caer en los estereotipos, de personajes tan expuestos como Millán-Astray o el mismísimo general Francisco Franco y su esposa, Carmen Polo, permite que ‘Mientras dure la guerra’ se alce como una película con intención sanadora. Amenábar tiende, de manera intencionada, un puente entre aquella España del 36 con la de ahora, que a pesar de los años que han pasado comparte personajes de actualidad.

Pero esta cinta no sería nada, o sería muy poco, sin Karra Elejalde. El actor vasco interpreta de manera más que sobresaliente al escritor Miguel de Unamuno. Quizás uno de sus papeles más logrados de su carrera actoral, Elejalde se presenta como el centro neurálgico de la cinta. Su interpretación hace que el público se olvide de toda su filmografía como si de un actor nuevo se tratara.

La destreza de Amenábar detrás de las cámaras se traduce en un repertorio de metáforas audiovisuales tan lúcidas y veraces como sobrecogedoras que de manera didáctica exponen unos sucesos muy sobados, y en ocasiones hasta prostituídos, como un bálsamo sobre una herida.

Lo último en Cine

Últimas noticias