La Generalitat elimina el toque de queda que no ha evitado el aumento de contagios y hospitalizados

JxCAT ERC
Pere Aragonès (ERC) y Jordi Puigneró (JxCAT). (Foto: Europa Press)

La madrugada de mañana miércoles al jueves 20 de enero será la última con toque de queda en Cataluña. A partir de ese día los catalanes podrán volver a deambular por la noche sin ningún tipo de impedimento ni riesgo a ser multados, si no son capaces de justificar el motivo por cual transitan por la vía pública. La Generalitat elimina el toque de queda que volvió a imponer hace un mes justo cuando la incidencia y el nombre de hospitalizados es el doble que cuando lo instauró con el aval del TSJC y el criterio en contra de la Fiscalía. Una buena muestra de que la decisión, que se ha seguido de forma desigual entre la ciudadanía no sirvió para nada.

Cuando entró en vigor la medida, para frenar la sexta ola provocada por la variante ómicron poco antes de la Navidad, el número de catalanes ingresados en el hospital por culpa del virus era de 1.405 pacientes. La incidencia, entonces, estaba a 2.894 casos por cada 100.000 habitantes. Hoy, cuando el gobierno autonómico de Pere Aragonés ha decidido eliminar la medida, los hospitalizados alcanzan los 2.617 y la incidencia supera los 4.500 casos por cada 100.000 habitantes.

Pese a que la Generalitat elimina la restricción de la movilidad nocturna, que es un derecho fundamental de los ciudadanos, mantendrá otras limitaciones como la prohibición de celebrar eventos familiares o compartir mesa en un restaurante con más de diez personas. También mantendrá cerrado el ocio nocturno, a diferencia de lo que ocurre en el resto del país, aunque eso genere un agravio importante en un sector ya muy perjudicado. En declaraciones a OKDIARIO responsables de varias empresas de la noche han manifestado su enfado por la situación que están viviendo.

El sostenimiento de esas restricciones mientras se elimina el toque de queda responde, básicamente, a que la Generalitat es consciente de que el Tribunal Superior de Justicia de Catalunya no volvería a autorizar una prórroga para quince días más de esta medida tan excepcional. Pere Aragonés, en la última Conferencia de Presidentes Autonómicos, quería que el toque de queda se ampliase a toda España. Pedro Sánchez y el resto de líderes regionales se negaron.

De momento la Generalitat no ha dado visos de cuándo se puede recuperar la normalidad previa a las fiestas de Navidad, con la reapertura de las discotecas y la eliminación del aforo en las reuniones sociales. Los hospitales catalanes llevan varias semanas al borde del colapso aunque, las autoridades, esperan que empiecen a descongestionarse en cuestión de días.

Lo último en España

Últimas noticias