Los escoltas han permitido que la salida de Torra incumpliera las normas anti-Covid de la Generalitat

Una decena de agentes del Área Institucional de los Mossos de Esquadra, la guardia pretoriana elegida a dedo por el equipo de Quim Torra, para velar por la seguridad de presidencia, ha sido la encargada de diseñar el paseíllo del presidente desde el Palau de la Generalitat hasta Jaume l, incumpliendo todas las medidas anti coronavirus que ellos mismos, por decreto del Govern de Torra, están obligados a hacer cumplir.

Por sorpresa de todos, tras un rato acompañado de todo el Govern aguantando una pancarta en la puerta del Palau, Quim Torra y su esposa han salido del cordón de seguridad con la ayuda de los Mossos y el jefe de protocolo de la Generalitat, Carles Fabró, rodeados de centenares de personas agolpadas que no respetaban ninguna distancia de seguridad. Así ha andado cerca de 200 metros, donde le esperaba el coche oficial que ha arrancado a gran velocidad.

Con Torra ya fuera del lugar de los hechos las cámaras de OKDIARIO han captado en exclusiva el agradecimiento personal de los escoltas que han participado en el dispositivo por parte del jefe de gabinete del inhabilitado ex presidente, Joan Ramon Casals. Los comentarios entre los agentes no dejaban duda de su satisfacción: «ha salido muy bien, tal como lo esperábamos, me ha recordado a los mejores momentos del 11S», espetaba un agente, reconocibles por la chapa con forma de estrella en la americana.

Los independentistas no han dudado en acudir a Palacio de la Generalitat para despedir al ya expresidente catalán. Poco les ha importado el incremento en el número de contagios notificados por el Ejecutivo catalán, que este lunes ha repuntado en 679 casos. Apelotonados y sin respetar la distancia de seguridad, han acompañado a Torra tras ser inhabilitado.

El proceso de selección de estos agentes al servicio de Quim Torra fue de todo menos transparente. Tampoco se publicó el listado de aspirantes seleccionados, cuya elección fue comunicada a través de una llamada telefónica a cada uno de ellos, para evitar así que se conociese cuales forman parte de este cuerpo ideológico. Y es que en el proceso de selección, donde estaban representados varios miembros del gabinete de presidencia, se tuvo en cuenta también la inclinación ideológica de los más de cien candidatos que optaron a formar de este grupo.

Se presentaron 350 agentes de los cuales sólo la mitad, 165, fueron seleccionados para pasar la entrevista del proceso de selección. Quim Torra quería una policía ideológica y únicamente a su servicio y ha utilizado una criba minuciosa para que los perfiles cumpliesen todos los requisitos. De los 165 agentes que fueron entrevistados, finalmente 71 se pusieron al servicio de Torra.

Torra inhabilitado

Quim Torra ya es historia de Cataluña. El Tribunal Supremo ha ratificado por unanimidad la sentencia del Tribunal Superior de Justicia de Cataluña que le condenaba a una pena de dieciocho meses de inhabilitación por desobedecer a la Junta Electoral Central al negarse a retirar una pancarta de apoyo a los presos golpistas que colgaba del balcón del Palau de la Generalitat en plena campaña electoral. El 131 president de la Generalitat conservará sueldo vitalicio, oficina con personal de libre designación con sueldos de 100.000 euros a su disposición y coche oficial hasta el final de su vida.

Es la primera vez que ocurre un hecho similar en nuestra democracia: un presidente autonómico que pierde el cargo por un delito de desobediencia. Sin precedentes, a partir de aquí, y con una división en el seno del separatismo abismal, los siguientes pasos los marca la Ley.

Lo último en España

Últimas noticias