Embarazo

Ecografías en el embarazo: Cuántas se hacen y qué detectan

Durante el embarazo tres son como mínimo las ecografías a las que se debe someter la mujer para confirmar que todo va bien y detectar cualquier anomalía.

Consejos para prepararse para la primera ecografía en el embarazo

Mi primera ecografía. Todo lo que necesito saber

Cuántas ecografías realizar durante el embarazo

Ecografía 4D y 5D: qué son, en qué se diferencian y cuál elegir

ecpgrafías embarazo
Descubre cuántas son y para qué sirven las ecografías en el embarazo

Durante un embarazo, a la mujer se le prescriben una serie de ecografías , que son fundamentales para vigilar el correcto desarrollo del feto y la salud de la futura madre. Os hablamos a continuación de las ecografías en el embarazo: Cuántas se hacen y qué detectan.

Ecografías en el embarazo: Cuántas se hacen y qué detectan

La ecografía, que es realizada por el ginecólogo , permite comprobar, al menos una vez por trimestre , el tamaño del feto y su posición, las condiciones del útero y placenta, y, en general, el crecimiento del feto dentro de la vientre materno.

Nuestro sistema sanitario (o la Seguridad Social) suele programar tres ecografías. Una por trimestre. La primera entre las semanas 11 y 14, la segunda entre la 18 y la 22 y la tercera entre la 32 y la 36. Sin embargo, en el caso de embarazo de riesgo o que se detecte cualquier problema, es posible que la mujer se someta a más ecografías.

A pesar son dos las ecografías más importantes a las que la mujer se someterá a lo largo de su embarazo: la primera ecografía se realiza al inicio de la gestación, entre la octava y la duodécima semana.

Una ecografía realizada demasiado pronto puede impedir la identificación del embrión dentro de la cámara gestacional , por este motivo los médicos recomiendan realizar la primera visita a las 7-8 semanas desde la última menstruación.

La segunda ecografía se realiza entre la semana 18 y la 22 de embarazo, mientras que la tercera (a la que se someten la mayoría de las mujeres, aunque de forma privada) se realiza entre la semana 32 y la 36.

En el caso de las ecografías realizadas de forma privada se realizan en los mismos periodos, aunque estas cuestan dinero. El  coste  ronda los 100 euros , mientras que la ecografía morfológica ronda los 100 a 200 euros.

La primera ecografía en el embarazo

La primera revisión ecográfica, o ecografía obstétrica, debe realizarse alrededor de la semana 12 . Se realiza por vía transvaginal, es decir, insertando una sonda en el cuello uterino.

Durante el primer trimestre, o en el período de edad gestacional hasta las 13 semanas y 6 días, la realización del examen ecográfico tiene como objetivo visualizar la implantación de la cámara ovular (o saco gestacional) en el útero y la posible presencia más de una cámara ovular, la presencia del embrión / feto, su número y actividad cardíaca y, además, la fecha del embarazo. El examen se puede realizar por vía transabdominal con sondas de al menos 3,5 MHz o por vía transvaginal con sondas de al menos 5 MHz; dado que la vía transvaginal permite el uso de sondas de mayor frecuencia y, por tanto, con mejor resolución, en cualquier caso es preferible a la vía transabdominal si esta última no es determinante.

En este período gestacional, el ginecólogo puede fechar el embarazo con mayor precisión, confirmar la vitalidad embrionaria y posiblemente realizar un primer cribado de anomalías cromosómicas, la llamada translucidez nucal , que mide el grosor de la piel de la nuca del feto.

Siguiendo el resultado de la translucidez, que expresa un cálculo de la probabilidad de que el feto tenga anomalías cromosómicas (pero no puede establecerlo con certeza), el médico puede recomendar una amniocentesis o un CVS para investigar el resultado de la translucidez nucal.

Durante la primera ecografía también es posible evaluar los órganos fetales, para excluir la presencia de espina bífida y otras malformaciones que afecten el desarrollo del tubo neural.

La segunda ecografía, o ecografía «morfológica»

La segunda de las ecografías prescritas durante el embarazo es la llamada ecografía morfológica , y se realiza alrededor de la semana 20 .

Es una de las citas más importantes durante un embarazo, ya que permite realizar un análisis en profundidad de los órganos internos del feto e identificar algunas de las principales malformaciones o enfermedades que pueden afectar al feto. Con la ecografía morfológica también es posible identificar el sexo del feto .

La tercera ecografía en el embarazo o ecografía de «crecimiento»

La última de las ecografías de rutina que se realizan durante el embarazo se realiza después de la trigésima semana, a mediados del tercer trimestre. Es un control útil para medir el crecimiento del feto, por lo que se denomina ecografía de crecimiento .

Esta prueba también se utiliza para evaluar el estado de la placenta y la cantidad de líquido amniótico para descartar sufrimiento fetal. Finalmente, la ecografía del tercer trimestre se usa para verificar la posición del feto dentro del útero: en este período de gestación puede que ya haya sido colocado boca abajo, o puede que todavía esté en posición de nalgas .

En este segundo caso, el médico puede planificar algunas maniobras para ayudar al feto a encontrar la posición correcta o concertar una cesárea.

Ecografías de segundo nivel

Como se anticipó, la mayoría de las mujeres realizan una mayor cantidad de ecografías durante el embarazo, para monitorear constantemente el progreso de la gestación.

En algunos casos, se utilizan ecografías adicionales, o ecografías de segundo nivel , para comprobar el desarrollo del embarazo , en caso de que existan riesgos o patologías maternos o fetales que pueden identificarse mediante pruebas de detección y diagnóstico prenatal.

Las ecografías de segundo nivel están indicadas para confirmar o desmentir la presencia de anomalías surgidas de controles previos, y son realizadas por personal altamente especializado y con instrumentos muy precisos.

Cómo prepararse para una ecografía durante el embarazo

Para someterse a una ecografía, ya sea transvaginal o transabdominal, no se requiere ninguna preparación especial. Para la primera ecografía obstétrica, la transvaginal , se recomienda no tener la vejiga llena para la ecografía , mientras que para la ecografía abdominal se suele recomendar presentarse con la vejiga llena , pero depende de la estructura y tipo de exploración. .

En cualquier caso, será el mismo médico quien prescriba la prueba para aportar toda la información adecuada.

No es necesario estar en ayunas , pero se suele recomendar no aplicar cremas en el estómago antes de la ecografía, ya que podrían dificultar la lectura de la imagen.

Lo último en Bebés

Últimas noticias