Embarazo

Ecografía 5D: Qué es y cuándo es mejor hacerla

Descubre todo sobre la ecografía 5D: Qué es, cómo se hace y cuándo es mejor hacerla para ver mejor al bebé y realizar cualquier diagnóstico de detección temprana.

Ecografía 5D
Descubre cómo se hacen las ecografías 5D

Llegar a un diagnóstico temprano a menudo es crucial para tratar e incluso curar enfermedades, patologías y malformaciones. En este sentido, cuando se está formando un bebé en el útero de su madre. Dependiendo del caso, la posibilidad de comenzar el tratamiento lo antes posible puede cambiar el curso de la vida. Y una de las herramientas que ha permitido esto es la ecografía 5D.

¿Qué es una ecografía 5D?

ecografía 5D

Las ecografías 3D así como las ecografías 4D llevan cierto tiempo siendo una buena alternativa no solo para que los padres puedan ver mejor cómo se forma y cómo será el bebé que esperan, sino que además permiten poder observar mejor cualquier malformación o problema en el feto. Ahora los detalles de visionado y movimiento del bebé dentro de la barriga de la madre, mejoran todavía más gracias a las ecografías 5D.

Gracias a estas ecografías, es posible ver a un bebé con muchos detalles incluso estando en un corto periodo de gestación. La tecnología ayuda mucho a mapear posibles síndromes y cambios fetales. Con esto, se pueden hacer diagnósticos cada vez más temprano, permitiendo la intervención cuando sea necesario.

La tecnología en las ecografías 5D permite identificar de antemano el género del bebé . El tubérculo genital fetal es el proyecto de los genitales y es el que marca el sexo del feto. Hay estudios que muestran que dependiendo del ángulo del ángulo del tubérculo genital fetal a las 11 o 12 semanas de gestación se puede saber cuál es el sexo del feto, ya que el tubérculo genital masculino tiene un ángulo de 30º en relación con la columna fetal, mientras que el tubérculo genital femenino es recto en relación con la columna vertebral.

2 A 5D: ¿Cuál es la diferencia?

A diferencia de la imagen tradicional en blanco y negro del ultrasonido 2D, que tiene un solo ángulo, el ultrasonido 3D presenta tres ángulos diferentes, obteniendo una imagen tridimensional. La ecografía 4D también obtiene una imagen tridimensional, pero además permite observar los movimientos fetales en tiempo real. El ultrasonido 5D ya agrega un efecto de sombra y profundidad, acercando el tono de la piel a la realidad.

Para realizar este tipo de ecografías se utiliza Crystal Vue, que es una tecnología de representación de volumen que mejora la visualización de estructuras internas y externas en una sola imagen. También existe Realistic Vue que muestra la anatomía en 3D con una alta resolución y puede seleccionar iluminación, creando sombras graduales para una mejor definición.

Por lo tanto, con esta nueva tecnología, los médicos pueden medir de manera rápida y precisa las estimaciones de crecimiento fetal, dando una imagen completa de cómo se está desarrollando el bebé en términos nutricionales durante el embarazo; Se pueden obtener seis medidas de tres planos transversales de un cerebro fetal; genera imágenes excelentes de acumulación excesiva de líquido en la nuca del feto, generalmente correlacionada con anomalías cromosómicas, malformaciones fetales y síndromes genéticos, y cuenta automáticamente la cantidad de folículos, obteniendo una mejor evaluación de la reserva ovárica de la paciente para que las técnicas sean aún más efectivas. control de la ovulación

Esta nueva tecnología permite obtener información más detallada sobre las estructuras fetales internas y externas, lo que permite identificar, por ejemplo, el síndrome de Down o trastornos genéticos como el mielomeningocele y la hidrocefalia . En previsión del diagnóstico, se puede anticipar la cirugía intrauterina, aumentando así posibilidades de vida del feto.

Cuándo es mejor hacer una ecografía 5D

A pesar de la eficacia en la ecografía 5D, así como la posibilidad de realizarla estando en un primer periodo de gestación, se recomienda hacerla en la misma semana que para una 4D, es decir, entre las semanas 24 y 30, dado que es en este periodo cuando el nivel de líquido amniótico y el tamaño del bebé hacen que se pueda obtener una mejor visualización.

Lo último en Bebés

Últimas noticias