Cuidados del bebé

Maniobra de Hamilton: cómo realizar la ‘sujeción mágica’ para calmar al niño

Un agarre que es capaz de calmar el llanto de cualquier bebé

Cómo interpretar el llanto de tu bebé

Llanto del recién nacido: causas y cómo interpretarlo

Maniobra Hamilton
Todo sobre la técnica para calmar al bebé que arrasa en internet
Blanca Espada
  • Blanca Espada
  • Redactora de contenidos en OkDiario. Escribiendo para blogs y empresas de contenidos digitales desde 2007.

La crianza de un niño puede ser una experiencia emocionante, pero también puede ser desafiante en ocasiones. Los padres a menudo se enfrentan a situaciones en las que sus hijos están llorando inconsolablemente, lo que puede ser abrumador. En momentos como estos, la Maniobra de Hamilton, también conocida como la ‘sujeción mágica’ y que no se debe confundir con la desarrollada para inducir el parto,  puede ser una técnica eficaz para calmar al  bebé y proporcionar un alivio tanto para el niño como para los padres.

La Maniobra de Hamilton para calmar al bebé

La Maniobra de Hamilton es una técnica de sujeción que fue desarrollada por el doctor Robert Hamilton, un pediatra de Santa Mónica, California. El Dr. Hamilton ha estado en la práctica médica durante décadas y ha utilizado esta técnica con éxito en miles de bebés. Su enfoque es simple pero efectivo: al sostener al bebé de cierta manera, se pueden calmar rápidamente los llantos y ayudar al bebé a sentirse más seguro y cómodo.

Para hacer esta maniobra debes seguir los siguientes pasos:

  • Posición del bebé: Sostén al bebé de manera que esté mirando hacia abajo, con su cabeza apoyada en la palma de tu mano y sus piernas colgando en la parte delantera de tu antebrazo. Asegúrate de que el bebé esté seguro y firme en esta posición.
  • Sujeción de la cabeza: Usa tu mano y antebrazo para sostener la cabeza del bebé, manteniéndola en línea con su cuerpo. Esto es esencial, ya que los bebés tienen cuellos frágiles y necesitan un soporte adecuado.
  • Movimiento oscilante: Comienza a mover suavemente al bebé hacia adelante y hacia atrás en un movimiento rítmico y lento. El movimiento debe ser suave, similar al de un péndulo. Esto imita el movimiento que experimentaba el bebé en el útero materno y puede ser muy reconfortante.
  • Calma al bebé con un sonido relajante: Mientras realizas la Maniobra de Hamilton, puedes susurrar o hacer un sonido «shhh» constante y suave. Esto puede ser tranquilizador para el bebé, ya que se asemeja al sonido que escuchaban mientras estaban en el vientre de la madre.

Beneficios de esta técnica

La Maniobra de Hamilton funciona en bebés de hasta 3 meses de edad y se ha convertido en una técnica popular entre los padres y cuidadores. ¿Por qué es tan efectiva? Hay varias razones:

  • Imita el entorno uterino: El movimiento y el sonido suave se asemejan a las sensaciones que experimentaba el bebé mientras estaba en el útero, lo que le brinda una sensación de seguridad y familiaridad.
  • Proporciona apoyo adecuado: La técnica garantiza que la cabeza y el cuello del bebé estén bien apoyados, lo que es esencial en los primeros meses de vida.
  • Facilita el contacto piel a piel: La Maniobra de Hamilton permite un contacto cercano entre el cuidador y el bebé, lo que puede fortalecer el vínculo emocional y proporcionar consuelo adicional.
  • Calma el sistema nervioso: El movimiento suave y rítmico tiene un efecto calmante en el sistema nervioso del bebé, lo que puede ayudar a reducir el llanto y la agitación.

Es importante recordar que, si bien la Maniobra de Hamilton puede ser muy útil en situaciones en las que el bebé está llorando, no es una solución para todos los problemas. Si el llanto persiste o el bebé muestra signos de malestar, es esencial consultar a un pediatra para descartar cualquier problema de salud subyacente.

Lo último en Bebés

Últimas noticias