Gimnasia del recién nacido: Cuándo comenzar a hacerla y mejores ejercicios

gimnasia recién nacido
Descubre algunos de los mejores ejercicios para hacer gimnasia con el recién nacido

Desde los primeros meses de vida es posible hacer que el recién nacido haga gimnasia, apoyando gradualmente su desarrollo armonioso. No se tratará sin embargo de una gimnasia propiamente dicha o cómo la podemos pensar para nosotros. Se trata de movimientos y ejercicios sencillos que os explicamos a continuación.

Gimnasia del recién nacido: Cuándo comenzar a hacerla y mejores ejercicios

La gimnasia con el recién nacido se denomina como «tummy time», un término que podemos traducir como «tiempo de estar de barriga» o «boca abajo». Se trata de ejercicios realizados siempre bajo la supervisión del adulto de referencia, y útiles para fortalecer la musculatura de las extremidades, cuello, espalda y cuello del bebé y se caracteriza porque es un tipo de gimnasia suave que siempre se realiza colocando al niño con la barriga hacia abajo. Una auténtica gimnasia, en definitiva, que sirve para estimular el desarrollo motor.

Una gimnasia que se realiza cuando el bebé todavía no se mantiene sentado, ni gatea y tampoco camina, por lo que es perfecta desde que el bebé nace hasta que veamos que ya comienza a mantenerse erguido o comienza a ponerse de pie.

Gracias a los ejercicios suaves que os vamos a explicar, tu bebé podrá fortalecer principalmente los músculos del cuello, algo que les servirá para controlar mejor la cabeza y que a su vez, desarrolle la coordinación y le sirva moverse para descubrir el mundo circundante.

La voz de la madre es lo primero para guiar, para empujar al pequeño a levantar la cabeza. El sonido juega un papel importante en esta primera fase, porque es el que más llama la atención del niño, que dirige su cabeza hacia la fuente. Posteriormente será el turno de los estímulos visuales, por tanto, objetos en movimiento que la madre propondrá a su alrededor.

El pequeño tendrá la curiosidad de tocarlos, explorarlos, conocerlos, moviéndose cada día más en su dirección.

Precauciones a tener en cuenta

Antes de hablaros de los ejercicios principales en la gimnasia del recién nacido, debemos mencionar algunas precauciones esenciales.

  • Sostén al bebé en posición vertical para evitar la presión en la parte posterior de la cabeza, evitando que se aplaste;
  • Empieza los ejercicios desde los primeros días de vida, incrementándolos hasta 2-3 veces al día. Prefiere un cambio de pañal o el despertar de una siesta como un momento. Es mejor no después de las comidas: existe riesgo de regurgitación;
  • Siempre supervisa al bebé y no lo deje solo mientras está boca abajo. Si se queda dormido en esta posición, regréselo a la cuna en posición supina.
    Durante los primeros intentos de estar boca abajo, es posible que al bebé no le guste la posición boca abajo. Por eso es importante primero no darse por vencido, sino acostumbrarse a esa nueva rutina de ejercicios. Si el bebé se molesta, es mejor detenerse por completo o cambiar de ejercicio.

Ejercicios 

Los ejercicios se realizan en casa, colocando al bebé boca abajo, pero no en la cama ya que si lo colocas en la cama verás como el bebé tiende a «hundirse» con la cabeza, aún teniendo poco control. Mejor un tapete o un cambiador .

Para fortalecer la musculatura del cuello, el ejercicio más útil es posicionarse frente a él, atrayendo su atención con la voz, para que levante la cabeza. O nuevamente, muy útil para la espalda es levantarla 3-5 cm de la colchoneta durante unos segundos, colocando tu mano un poco debajo del pecho y la pelvis, y luego volver a colocarlo en la posición inicial.

O, mientras está acostado, levanta los pies llevándolos hacia el interior de las rodillas, repitiendo varias veces.

Otro ejercicio es acostarte boca arriba y colocar al bebé sobre tu pecho: levantará la cabeza y usará los brazos para ver el rostro de la madre.

Lo último en Bebés

Últimas noticias