Ser Padres

Cómo saber si estamos preparados para ser padres

Las pautas o ideas clave para saber si estamos preparados para ser padres. Piensa en la estabilidad de la pareja y también en conceptos como el sacrificio.

ser padres
Descubre algunas ideas para saber si estáis preparados para ser padres

Convertirse en padres es uno de los compromisos más importantes que podemos adquirir en nuestra vida y en especial en nuestra relación de pareja. Si tú y tu pareja tenéis en mente ser padres, quizás podáis confirmar vuestros deseos con estas ideas o conceptos para que sepáis si realmente estáis preparados.

Una de las primeras cosas que debéis analizar para saber si saber si estáis preparados para ser padres es el hecho de tener cierta estabilidad en todos los aspectos de vuestras vidas (emocional y también como no, económica), pero además existen algunas cuestiones que si las analizáis en profundidad puede que os den la respuesta definitiva para saber si realmente ha llegado el momento de ir a por el bebé.

Cómo saber si estamos preparados para ser padres

Cómo saber si estamos preparados para ser padres

La elección de ser padres no siempre es fácil, al contrario, a menudo es el resultado de reflexiones profundas. Como os hemos mencionado, podemos encontrar una respuesta a si es el momento ideal para traer niños al mundo solo cuando hemos encontrado cierta estabilidad en la relación, cuando estamos económicamente seguros y cuando otros problemas prácticos no van a impedir que nos concentremos en el hecho de tener un hijo, pero ¿cuál es el momento que indica que estamos realmente preparados?.

Veamos 10 conceptos sobre la pareja por los cuales puede que sea una buena idea traer un niño al mundo.

  1. Nos sentimos libres de restricciones y podemos decidir de forma independiente.
  2. Estamos tranquilos y sabemos cómo comportarnos entre los hijos de amigos y familiares sin sentirnos incómodos o molestos por ellos.
  3. Somos plenamente conscientes de que el hecho de tener hijos supone entrar en un «terreno» lleno de incertidumbres en el que no sabemos qué va a pasar.
  4. Estamos listos para poner las necesidades del niño antes que las propias o las de la pareja.
  5. Sabemos que no nacemos con una gran cantidad de habilidades e información sobre cómo ser padres, ya que la pareja experimentará con el niño. De hecho, sabemos que aprenderemos más del niño que él de nosotros.
  6. Somos conscientes de que el nacimiento de un niño no solo trae momentos de serenidad y satisfacción, sino también complicaciones.
  7. Los dos miembros de la pareja están en la plena convicción de que ha llegado el momento y es el deseo de los dos el tener un hijo.
  8. Estamos contentos con la idea de hacer sacrificios y que el tiempo para nosotros será muy corto. Al menos en los primeros años de vida del niño.
  9. Somos conscientes de que si tenemos algunos problemas de pareja, tener un niño no nos ayudará a resolverlos, sino que en realidad, complicará aún más nuestras vidas.
  10. Estamos convencidos de que el nacimiento de un hijo no significa necesariamente renunciar a los sueños profesionales.

Lo último en Bebés

Últimas noticias