Hermanos

Cómo evitar las peleas entre hermanos durante la cuarentena

Las peleas entre hermanos durante este periodo en las casas se van a producir en más de una ocasión. Sepamos cómo evitarlas y cómo lidiar con ellas cuando surjan.

peleas hermanos
Pasos a seguir para evitar las peleas entre hermanos estos días

Durante estos días de confinamiento en casa, es normal que si tenemos más de un hijo, se produzcan peleas, riñas, gritos e incluso lleguen a las manos. Como padres debemos mantener la calma, tener en cuenta la edad de los niños y también guiarte por los pasos que ahora te indicamos, para que sepas cómo lidiar y evitar las peleas entre hermanos.

Llevar más de dos semanas encerrados en casa puede pasar factura a toda la familia, pero en especial son los niños los más vulnerables emocionalmente, de modo que debemos procurar que nuestros hijos no se estresen y más cuando tenemos más de uno, ya que todo puede saltar por los aires en cualquier momento y producirse una pelea.

Cómo evitar las peleas entre hermanos

peleas hermanos

No pasa nada malo porque los hermanos tengan una pelea siempre y cuando sea dialéctica, no se eleve demasiado el tono y tampoco, se acaben insultando, pero cuando la situación se les va de las manos, debemos evitar a toda costa que se produzcan ese tipo de enfrentamientos y más ahora que el encierro es inevitable. 

Estos son los pasos a seguir para que podamos evitar que los hermanos se peleen en casa.

  • Evitemos las comparaciones: comparar a los niños y más cuando se llevan una diferencia de edad marcad, es una de las cosas que pueden provocar fácilmente que salte una chispa y todo acabe en una pelea. Es mejor evitar a toda cosa frases como «¿Por qué no te comportas tan bien como tu hermano?» ya que podemos hacer que el niño que recibe la pregunta se sienta mal e incluso despreciado. En lugar de resaltar las habilidades de cada uno y las deficiencias del otro, es importante apreciar individualmente las de cada uno de manera privada, es decir, cuando esté solo con el niño.
  • No busques culpables: especialmente si no estuvimos presentes en la discusión. No nos servirá de nada culpar o empoderar excesivamente al mayor, ya que a pesar de esto no deja de ser un niño. Por otro lado el hijo pequeño suele estar más consentido aunque tampoco debemos pensar que nunca tiene la culpa de nada. Por eso debes evaluar a ambos por igual y pedirles que se queden en su dormitorio «más allá de quién comenzó».
  • No obliguemos a los niños a que jueguen juntos todo el rato: es agradable ver a los niños jugando y divirtiéndose juntos, pero no siempre es posible. Y, sobre todo, será su elección personal. Lo importante es que tengan un espacio para jugar juntos y un espacio individual para jugar solos. Piensa además que estos días no tienen a nadie más con quien jugar de modo que no fuerces nada, ya que acabarás viendo como de forma natural se ponen a jugar juntos.
  • No intervengamos de inmediato: tratemos de mantenernos fuera y dejarlos pelear, al menos mientras la disputa sea suave.
  • La importancia de nuestro ejemplo: nunca subestimamos este aspecto. Los niños aprenden por imitación, desde la forma en que caminan hasta la forma en que comen. Por lo tanto, incluso en caso de estrés, mantén el control y demuestra que este es el comportamiento correcto para lidiar con la situación que estamos viviendo.

Cosas que no consentir en una pelea entre hermanos

Como hemos mencionado, no será bueno intervenir de inmediato si se inicia una discusión entre hermanos. Deja que ellos mismos resuelvan sus problemas pero no consientas que la discusión se convierta en pelea. Entonces:

  • Nada de golpes: En cuanto comiencen a pegarse, los separas y los dejas en sus habitaciones durante 15 minutos.
  • Insultar está prohibido: Igual que el punto anterior.
  • Está prohibido romper objetos personales.

Lo último en Bebés

Últimas noticias