Salud

¿Cómo curar la displasia en niños?

La displasia de cadera afecta 1 de cada 1.000 recién nacidos, con mayor frecuencia a las niñas (proporción 6 a 1).

La displasia. ¿Qué es?

Ecografía de cadera: que es, cuando y por que se hace

Mi recién nacido tiene luxación congénita de cadera

displasia cadera niños
Descubre más sobre la displasia de cadera en los bebés y cómo tratar

Entre las enfermedades que afectan a los bebés y a los niños pequeños y que muchos padres desconocen hasta que aparecen, podemos mencionar la displasia y la dislocación congénita de la cadera. No son enfermedades que nos deban preocupar, porque se pueden tratar, siempre y cuando intervengas de inmediato. Veamos entonces cómo curar la displasia en los niños.

¿Cómo curar la displasia en niños?

Dar sus primeros pasos, caminar, correr y jugar. Estas son las etapas normales del crecimiento de un niño. Pero para que se produzcan correctamente es fundamental cuidar el desarrollo osteoarticular desde el nacimiento. La displasia de cadera es una de las deformidades congénitas más comunes del esqueleto. Afecta a 1 de cada 1.000 recién nacidos, con mayor frecuencia en el sexo femenino (proporción 6 a 1) y en el 45% de los casos afecta a ambas caderas.

El nombre displasia de cadera indica deterioro del desarrollo y la maduración tanto de la pelvis como del fémur. La patología, de hecho, surge precisamente en el punto de contacto entre el fémur y los huesos de la pelvis. La cabeza del fémur (es decir, la punta) se coloca al nivel de la pelvis dentro de una cavidad en forma de copa, llamada «acetábulo». En presencia de displasia, la cabeza del fémur no está suficientemente cubierta y contenida dentro del acetábulo. En algunos casos el defecto es transitorio y se debe a un retraso fisiológico, es decir, de maduración. En otros casos, el problema puede empeorar y, si no se trata lo antes posible, puede provocar que la cabeza del fémur se disloque o se salga de su alojamiento normal.

¿Cómo saber si un niño tiene problemas de cadera?

Esta degeneración se manifiesta por un retraso en la marcha del niño, que puede presentar una cojera más o menos evidente, con tendencia a empeorar. Finalmente, con el aumento de la edad, entran en juego otros procesos de degeneración articular y la aparición, junto con la cojera, de dolores.

Cuáles son las causas

Se desconocen las causas de la displasia en niños,  sin embargo, la presentación podálica antes del parto parece tener cierto peso en el desarrollo de la patología. Además, se han identificado como predisponentes el oligohidramnios (es decir, la presencia de poco líquido amniótico uterino), la primogenitura y la posición fetal anormal. No es raro que la displasia de cadera se asocie a síndromes congénitos u otras deformidades, como el pie zambo (una malformación del pie caracterizada por una actitud que impide el apoyo normal en el suelo) y la escoliosis (que provoca una curvatura anormal de la columna vertebral).

¿Cuándo revisar las caderas?

Al nacer, todos los niños se someten a dos pruebas para comprobar la displasia: las maniobras de Ortolani y Barlow que consisten en subluxar la cabeza femoral (Barlow) y devolverla a su asiento mediante una maniobra inversa (Ortolani). Este procedimiento, en caso de inestabilidad articular, produce un ruido y una sensación de clic (como un «clack»). Otras manifestaciones evidentes durante el examen son la asimetría entre las dos extremidades, que se destaca en particular por los pliegues de la piel de los muslos y las nalgas, y por la rotación de la extremidad: estos signos, sin embargo, no son decisivos porque también están presentes. en niños sanos y son de poca utilidad en el diagnóstico, pero sirven para plantear una posible sospecha clínica.

El examen instrumental diagnóstico más utilizado es la ecografía de cadera según el método de Graf, que ahora se realiza a todos los recién nacidos, ya que hay situaciones en las que la displasia está presente incluso cuando los signos de Ortolani y Barlow al nacer son negativos. La ecografía se realiza entre el tercer y cuarto mes de vida (después de la aparición del núcleo de osificación de la cabeza femoral).

¿Cuánto tiempo se sostiene el retractor?

Si el diagnóstico se hace temprano, es necesario intervenir con un tratamiento que implica el uso de un aparato ortopédico – fijo o móvil – que mantiene las caderas flexionadas (90-100 °) y abducidas (es decir, «alejadas» por 50-60 ° ), lo que permite mantener la cabeza femoral centrada dentro del acetábulo. Normalmente, el uso de la ortesis puede resolver la situación en pocos meses (es decir, displasia acetabular e inestabilidad articular): debe usarse a tiempo completo (día y noche) durante 4-8 meses, monitoreando el desarrollo con ecografía y radiografía de la caderas. Pasado este periodo es necesario realizar una radiografía: si persiste una inestabilidad, habrá que recurrir a otros tratamientos.

Si por el contrario, el diagnóstico de displasia de cadera es tardío, la cabeza del fémur pierde el derecho de residencia dentro del acetábulo que no se desarrolla adecuadamente. Por tanto, el tratamiento se vuelve más complejo y se basa en la reducción incruenta (reposicionamiento de la cabeza del fémur en su asiento) a realizar bajo anestesia general o sedación y en la estabilización mediante escayola, posiblemente precedida de un período de tracción. En los casos fallidos, se requiere la reducción mediante cirugía para eliminar los obstáculos a la reducción de la cabeza femoral. A partir de los 3-5 años el tratamiento se complica tanto por las dificultades para reducirlo como por la rigidez articular que se presenta.

¿A qué conduce la displasia?

Si la displasia de cadera no se detecta a tiempo, puede haber una cojera más o menos marcada, según el grado de displasia. También es posible detectar un acortamiento de la extremidad afectada con respecto a la otra (en casos unilaterales). En la visita, el pediatra ortopédico puede encontrar una deformidad del perfil de la cadera y una extra rotación de la extremidad; además, a la palpación, la cabeza del fémur es anormal en comparación con la normal.

La complicación más temible tras el tratamiento de esta patología está representada por la necrosis isquémica de la cabeza femoral (que se produce cuando se compromete el suministro de sangre al hueso de la cabeza femoral). Esta situación se manifiesta con mayor incidencia en los casos más graves y puede afectar al resultado final. Esta complicación, entre otras cosas, puede presentarse independientemente de que se lleve a cabo un tratamiento correcto. La persistencia de la displasia en la edad adulta conduce inevitablemente a una degeneración artrítica de la cadera que muchas veces necesita ser reemplazada por una prótesis.

Lo último en Bebés

Últimas noticias