El colecho mixto

colecho mixto
El colecho mixto

Muchas son las parejas que cuando tienen un hijo no dudan en proceder a tomar la determinación de compartir la cama con él. No obstante, en otras ocasiones se produce lo que ahora queremos analizar. Nos estamos refiriendo al llamado colecho mixto.

Sigue leyendo y podrás descubrir en qué consiste así como otros datos que te resulten de gran interés. Toma nota:

¿Qué es el colecho mixto?

Cuando hablamos de colecho mixto tenemos que establecer que es un término que se utiliza para hacer mención a dos situaciones que afectan a padres e hijos:

  • La que tiene lugar cuando uno de los progenitores quiere que en la cama también descanse el bebé mientras que el otro adulto no desea compartir ese espacio.
  • La que se produce cuando a los dos padres no les disgusta en absoluto el colecho, pero desean que su hijo, poco a poco, vaya durmiendo en su habitación así como en su cuna o cama.

¿Cómo llevarlo a la práctica?

colecho mixto
En casos puntuales se puede llevar a cabo

Una vez que tenemos claro qué es, llega el momento de descubrir cómo llevarlo a la práctica. En este caso, hay que saber que existen varias opciones al respecto, entre las que destacan las siguientes:

  • Adultos y niños inician la noche cada uno en su cama o cuna. No obstante, si en algún momento el menor necesita contar con la presencia de sus padres estos irán hacia su habitación o bien será él el que se persone en la de sus progenitores.
  • Si los adultos no consiguen ponerse de acuerdo, siempre uno de esos puede optar por dormir solo y el otro con el bebé.
  • De la misma manera, cabe la posibilidad de llegar al pacto de que uno de los adultos o los dos descansarán junto a su hijo cuando este se encuentre enfermo.
  • También se puede aprovechar que uno de los adultos no duerme en casa, porque está de viaje, para que el otro lo haga con su pequeño en la misma cama.

Ventajas y desventajas del colecho mixto

colecho mixto
Ventajas y desventajas del colecho mixto

Además de todo lo indicado, no podemos pasar por alto el hecho de que el colecho mixto va asociado a una serie de aspectos a favor y en contra, de ahí que cada pareja deba decidir en base a esos qué posición adopta al respecto. En concreto, entre las ventajas del mismo destacan algunas como estas:

  • Se fortalece aún más si cabe el vínculo afectivo entre padres e hijos.
  • No menos relevante es que los pequeños pueden descansar mejor porque sienten que tienen al lado a sus progenitores. Esto les da tanto seguridad como sensación de estar protegidos y cuidados en todo momento.
  • De la misma manera, los adultos que apuestan por el colecho mixto pueden llegar a sentir más tranquilidad a la hora de dormir porque saben que, en cualquier momento, que sus hijos lo necesiten estos descansarán a su lado.
  • Se considera que, en cierta medida, puede ir permitiendo que se produzca de la manera más sencilla y menos traumática posible el que los pequeños dejen de dormir con sus adultos y dispongan de su propia cama.

Por otro lado, entre las desventajas que trae consigo la situación que nos ocupa, podemos destacar las siguientes:

  • Se considera que puede crear graves problemas en el seno de la pareja si una de las dos partes tiene claro que no desea que el bebé duerma en la cama matrimonial y la otra parte sí.
  • De la misma manera, hay que subrayar que hay quienes consideran que es una falta absoluta de intimidad para los padres. Y es que les puede llevar a no tener una habitación propia sin presencia de pequeños para hablar, para relajarse, para dormir de forma plácida o para tener relaciones íntimas.

Consejos

Además de todo lo indicado, se hace necesario también tener muy claros una serie de consejos para poner en práctica el llamado colecho mixto:

  • Es esencial que los padres se pongan de acuerdo respecto al mismo y es que es la manera de evitar conflictos entre ellos que puedan llevar al traste la relación. Para eso, ambas partes deben mostrar empatía y tolerancia así como comprensión.
  • Una vez que se tome una decisión en firme hay que ser coherentes. Es decir, no se les puede decir una cosa a los niños sobre el colecho y luego ir haciendo otra.

Lo último en Bebés