Cuidados del bebé

Cambio del pañal: 5 errores comunes

Descubre los 5 errores más comunes que podemos cometer a la hora de hacer el cambio del pañal del bebé, en especial cuando son recién nacidos.

Cambio del pañal
Descubre los errores más comunes a la hora de hacer el cambio del pañal del bebé

A la hora de cambiar el pañal al bebé, el tiempo es que acaba por dar experiencia a los padres, pero los primeros días y más cuando se trata de padres primerizos, es posible que se cometan ciertos fallos que son además comunes. Os hablamos ahora del cambio del pañal del bebé y cinco errores comunes que solemos hacer.

Cambio del pañal: 5 errores comunes

cambio del pañal

Cuando se trata de cuidar un bebé recién nacido es evidente que las primeras veces en las que tengamos que proceder con el cambio del pañal tendremos dudas o no sabremos por ejemplo, cómo colocar al bebé o cómo cerrar bien el pañal. En el hospital nos explicarán cómo se hace correctamente, pero es solo a base de práctica que lograremos hacerlo bien y evitar además fallos como estos, que son de hecho comunes en todos los padres.

  1. Cambias el pañal del bebé con demasiada frecuencia. Muchos padres, primerizos sobre todo, se agobian con la idea de que tal vez el pañal hay que cambiarlo constantemente pero lo cierto es que no es así. Cuando el bebé es recién nacid, puede cambiar el pañal después de la alimentación o inmediatamente antes (por lo tanto, considera cada 2/3 horas), cuando sea más mayor, si no notas que pesa más y el pañal que lleva no está caliente, también puedes cambiarlo cada 4 horas.
  2. Evita hacer el cambio del pañal en mitad de la noche(a menos que sea esencial:. Cambiarlo en mitad de la noche significa despertarlo y honestamente también significa no dormir más. A no ser que el bebé se haya despertado llorando y entonces puedas comprobar si el pañal está sucio, es mejor que no le hagas nada. Si duerme tranquilo, mejor no despertarle.
  3. Usas demasiados productos en el cambio del pañal: Para cambiarle el pañal a tu bebé, tan solo necesitas unas toallitas (o una esponja mojada) para limpiar bien al bebé, un poco de crema hidratante para que no se irrite la piel, un pañal limpio y nada más.
  4. Lavas al bebé con agua muy caliente o fría: Si usas una esponja mojada para limpiar al bebé con cada cambio del pañal, debes asegurarte que la temperatura sea templada. Si es muy fría o muy caliente, el bebé se quedará con esa sensación cuando le pongas el pañal limpio y se sentirá incómodo.
  5. Evita tocar o mojar el cordón umbilical: El cordón umbilical es mejor dejarlo al aire para que se seque y caiga solo. Por ello, cuando hagas el cambio del pañal, no debes taparlo con el borde de este y mucho menos mojarlo en el caso de que tengas que limpiar al bebé. De hecho, hasta que haya caído naturalmente, el niño no debe bañarse. ¿Cómo lo limpias? Con una gasa y un poco de desinfectante sin alcohol.

Evitando cometer estos errores y practicando con cada cambio, verás cómo en poco tiempo, cambiar el pañal se volverá tan rutinario que podrás limpiar a tu bebé en unos minutos sin siquiera cometer un error.

Lo último en Bebés

Últimas noticias