Crisis del coronavirus

Los restaurantes estallan contra Armengol: no pueden servir comidas en interior, los hoteles sí

Indignación entre el sector por las restricciones del Govern, que afectan a los locales pero no a los turistas

Francina Armengol
La presidenta del Gobierno de las Islas Baleares, Francina Armengol,

Si usted es propietario de un restaurante en Baleares no puede disponer de ningún espacio en el interior de su local. Sin embargo, si lo que posee es un hotel sí que puede servir comidas a los turistas aunque carezca de terrazas y deba habilitar las mesas en un local cerrado sin ventanas. Es una de las incongruencias que existen en una Comunidad con uno de los índices de contagio más bajos de España, pero que sigue penalizando a la hostelería, a la que amenaza con mantener las restricciones durante 15 días más. La asociación de pequeña y mediana empresa PIMEM Restauración ha estallado y este miércoles mismo ha emitido un duro comunicado en el que manifiesta su absoluto desacuerdo con estas medidas.

PIMEM Restauración representa un sector que está sufriendo con dureza las restricciones del Govern de Francina Armengol, y que ve con indignación como a ellos se les niega el pan y la sal mientras los hoteles tienen manga ancha para utilizar los salones interiores: «En el caso de que existiese una justificación sanitaria, ésta se obvia cuando el comedor está en un hotel, donde los clientes pueden utilizar espacios interiores tanto para comer como para cenar. El agravio comparativo es palmario y, muy probablemente, ilegal. Exigimos las mismas condiciones que se aplican en los comedores del sector hotelero», afirma la asociación en su comunicado, en el que recuerda que «siguen permitiendo la llegada de cientos de turistas sobre quienes pretenden cargar ahora el cierre de la restauración pero no el cierre hotelero, agravando más si cabe la discriminación hacia nuestro sector». «No hay que olvidar que los turistas sólo han podido entrar en las islas con PCR negativa, por lo que no han podido aumentar los casos locales y, si se marchan contagiados, ese caso se contabiliza en su país de origen. Igual que los visitantes nacionales, que no pueden desplazarse a las islas y, los que lo han hecho con causa justificada, también ha sido con prueba negativa de entrada y, si se contagian, su caso se computará en su comunidad autónoma de origen», añade.

«Después de más de un año de gestión de esta crisis, el Govern de las Islas Baleares sigue siendo incapaz de generar el más mínimo atisbo de confianza en sus políticas y decisiones, tanto internamente como hacia nuestros mercados emisores», agrega PIMEM, que concluye sentenciando que «consideramos la propuesta de prorrogar el cierre de la hostelería como una decisión desacertada y totalmente infundada desde un punto de vista sanitario. Lo único que se prorroga y agrava así es el perjuicio irreversible a nuestro tejido empresarial, especialmente a pequeñas y medianas empresas, autónomos y trabajadores que ven asfixiadas sus posibilidades de ingresos y su futuro cada vez más incierto».

Por otro lado la Asociación de Restauradores de Mallorca AREMA, organismo constituido por más de 100 pequeños empresarios del sector, independiente de PIMEM, ha presentado una demanda al Tribunal Superior de Justicia exigiendo la retroacción de todas las medidas restrictivas aplicadas a sus locales, ya que «la apertura de la hostelería no ha generado la subida de contagios ni es un riesgo objetivo como pretenden insinuar las resoluciones combatidas, aumento de la propagación del virus que no se compadece con la realidad, y que por otra parte que se estima en función de un dato subjetivo, manipulable y que no está sustentado en ningún criterio científico, técnico, empírico u objetivo».

Las durísimas restricciones que mantiene el Govern de Francina Armengol sobre el sector de la restauración están llevando a Baleares a un aumento del paro sin precedentes. Según los datos del pasado mes de marzo la desocupación laboral ha aumentando en un 32% con respecto al mismo periodo del año 2020. «Es un drama económico y social», ha manifestado la cabeza visible de la oposición, Gabriel Company. El presidente del PP en Baleares afirma que «un total de 83.000 parados es algo inasumible».

Lo último en OkBaleares

Últimas noticias