Teresa Rodríguez decreta el 25 de noviembre «el día mundial de meterse con Pablo Motos»

Teresa Rodríguez Pablo Motos
Teresa Rodríguez, de Adelante Andalucía.
×

Este artículo de OkSalud ha sido verificado para garantizar la mayor precisión y veracidad posible: se incluyen, en su mayoría, estudios médicos, enlaces a medios acreditados en la temática y se menciona a instituciones académicas de investigación. Todo el contenido de OkSalud está revisado pero, si consideras que es dudoso, inexacto u obsoleto, puedes contactarnos para poder realizar las posibles modificaciones pertinentes.

Teresa Rodríguez, líder de Adelante Andalucía y de Anticapitalistas, ha aprovechado que las hordas de la izquierda atacan al presentador Pablo Motos gracias a la campaña del ministerio de Igualdad en su contra para decretar este 25 de noviembre como el «día mundial de meterse con Pablo Motos». Por ello, además de llamarle «machista», dice que «tiene un problemilla con el andaluz».

«Aprovecho que es el día mundial de meterse con Pablo Motos para recordar que, a parte de machista, tiene un problemilla con el andaluz, por lo que sea», ha señalado Teresa Rodríguez en sus redes sociales.

El ataque empezó en junio

La líder de Adelante Andalucía, Teresa Rodríguez, cargaba en junio contra Madrid, el centralismo y la escasa repercusión de Andalucía más allá del sur de España, críticas que salpicaron también al presentador de El Hormiguero, Pablo Motos, por sugerir a sus invitados y colaboradores que «hablen bien el castellano».

En un extenso ‘comunicado’ difundido a través de sus redes sociales, Teresa Rodríguez exponía sus razones en defensa del andalucismo y en contra de las políticas que emanan desde la capital y que, a su juicio, no son más que un timo: «El juego de trileros era una estafa callejera habitual antaño que consistía en mover una bolita debajo de un cubilete que se mezclaba con habilidad con otros dos cubiletes vacíos hacia la izquierda, la derecha y el centro. La estafa consistía en fingir, con una persona que hacía de gancho, que el juego era fácil para invitarte a apostar y, cuando te tocara el turno, hacer de la victoria algo imposible», arrancaba su mensaje.

«A veces la política es un juego de trileros. La derecha, el centro, la izquierda y la unidad de la izquierda hasta en la sopa. Dicen los videntes que hasta 14 escaños podríamos haber tenido yendo con quienes nos expulsaron de nuestro grupo y sus partidos. Y yo pegunto: ¿Con qué proyecto? ¿Ser la subdelegación de Sánchez en Sevilla? ¿Aspirar solamente a ser la muleta de Espadas?», se cuestionaba.

«El único motivo razonable para nosotras era parar a las derechas, pero lamentablemente ni en las encuestas ni en el resultado ni con los 14 de la bola de cristal estábamos ni cerca de ello, porque el problema no es aritmético, sino de proyecto para esta tierra y para este periodo», recalcaba.

La ex líder de Podemos en Andalucía, que ahora encabeza su propia formación, proseguía preguntándose: «¿Dónde está la bolita? ¿Derecha, izquierda o centro? Pero siempre nos estafan. Nos estafan a las clases trabajadoras y a los pueblos del sur. Por debajo de la mesa nos estafan especializándonos en exportación de materias primas a costa de nuestras reservas hídricas, con unos precios asfixiantes para nuestros productores y consumidores y sin soberanía alimentaria. Nos estafan las cadenas de distribución que vienen de fuera y los grandes terratenientes que siendo el 2% poseen el 50% de la tierra en Andalucía con sus apellidos nobles y su acento norteño y sus fondos de inversión (…). Y nos estafan proponiendo el cierre de Airbus en Puerto Real mientras invierten 400 millones en Getafe y piensan en nosotras solamente para hacer camas y servir rebujitos y tintos de verano por cuatro perras mientras les contamos un par de chistes».

«Y debajo de la mesa -continúa- un modelo de reparto de los fondos de recuperación injusto para el sur desindustrializado. Nos tocará sacar los minerales con los que otros construirán el vehículo eléctrico ¿Dónde está la bolita? Mientras nos hacen soportar el 90% de los macrohuertos solares para gloria de los fondos de inversión y el oligopolio eléctrico y sin soberanía energética ni autoconsumo para nosotras ni economía social. Hagan sus apuestas mientras nos dan coba con unos Fondos de Compensación Interterritorial que no compensan una mierda, un Sistema de Financiación Autonómica que nos perjudica sistemáticamente y bajas inversiones que se ejecutan al 50%», denunciaba.

«¿Izquierda, derecha o centro?», insiste. «Pero por debajo de la mesa el centralismo es una aspiradora de recursos e inversiones. Coño, que hasta el Museo Naval está en Madrid y el Manzanares nunca fue navegable. Qué, ¿izquierda, derecha o centro? Y nos tocan 120 millones de fosfoyesos radioactivos en Huelva, nos amplían el único cementerio nuclear de España en El Cabril (y lo cuentan como inversión territorializada, los muy cabrones). Nos toca el vertedero de residuos peligrosos de Nerva exportando mierda del desarrollo industrial de media Europa, el cementerio de Uranio de Andújar y la escasa industria que nadie quiere por contaminante y que hace de Huelva, Sevilla y Cádiz el ‘triángulo del cáncer’», apuntaba entonces Teresa Rodríguez.

«Qué, ¿dónde está la bolita? Y mientras, se nos nombra diez veces menos que a Madrid en los telediarios aunque tengamos 2 millones de habitantes más, y tenemos que seguir viendo en prime time a Pablo Motos pidiéndole a Roberto Leal o Manolo Sarria que hablen bien el castellano», lamentó.

«Pues bien, Adelante Andalucía ha nacido para dar una patada a la mesa de los trileros y redefinir el lugar de Andalucía en el mundo. Para gritar que no queremos ser más la chacha de las series que alimenta, limpia, sonríe y sirve para servir encima de cachondeo. Que vamos a dejar de reírles las gracias para rugirles las desgracias y, por eso, vamos a soltar dos leones en el Parlamento de Andalucía, los dos leones del Jardín de las Hespérides de nuestro escudo», en alusión a los dos escaños obtenidos en las elecciones andaluzas.

«Los dos únicos escaños libres de tutelas del centralismo y el poder financiero. Y lo hacemos por un motivo inapelable: viendo los datos de esperanza de vida por territorios nos va, literalmente, la vida en ello», concluyó la parlamentaria andaluza.

Lo último en España

Últimas noticias