Atentados Barcelona

Oukabir intentó captar a otro joven magrebí para la célula terrorista horas antes de los atentados

Driss Oukabir
Driss Oukabir es conducido por la Guardia Civil a declarar en la Audiencia Nacional (Foto: Efe).

Driss Oukabir -a cuyo nombre estaba la furgoneta que se utilizó para el atropello masivo en las Ramblas, en los atentados que dejaron 16 víctimas mortales y más de un centenar de heridos-intentó convencer a un joven, de unos dieciocho años, para que participara en la comisión de los atentados.

Según ha podido saber OKDIARIO, ambos jóvenes se citaron en una cafetería de La Rambla, el 17 de agosto del año pasado, horas antes de los atentados. Durante la conversación, de cerca de dos horas, Oukabir expuso sus planes al joven, con bastantes detalles. Incluso le dio instrucciones y le señaló, a través del cristal, puntos claves para perpetrar el ataque.

El día antes había explotado el chalé de Alcanar, y la célula se había quedado sin una parte importante de sus efectivos, entre ellos el imán de Ripoll, considerado el máximo responsable. La explosión alteró también de manera considerable los planes de los terroristas, que tenían previsto atentar en la Sagrada Familia y en el Camp Nou.

Pese a la falta de medios humanos y técnicos, la célula no renunció a sus intenciones de cometer un gran atentado en la ciudad, e improvisó los ataques en La Rambla y Cambrils.

Como reveló OKDIARIO este lunes, el registro de llamadas de la empresa de alquiler Telefurgo deja en evidencia que los terroristas de Barcelona y Cambrils querían perpetrar realmente una masacre mucho mayor de la que acabaron llevando a cabo. En las horas previas a los atentados, los terroristas llegaron a llamar hasta en cinco ocasiones a la central de reservas de esta empresa para varias cuestiones.

De todas las llamadas, a las que ha tenido acceso OKDIARIO y que se recogen en el sumario del caso, destaca una en la que antes de hacer la reserva,los terroristas piden información sobre los vehículos disponibles para el día 17 de agosto. Es del día 16, un día antes de los hechos y horas después de la explosión de la casa de Alcanar.

Los miembros de la célula piden a la teleoperadora la disponibilidad de furgonetas de 15m cúbicos, las más grandes de tamaño y que semanas antes habían alquilado ya una junto a la misma con la que perpetraron el ataque y que devolvieron con 483,2 kilómetros recorridos, la distancia que hay entre el área metropolitana y Alcanar, donde la célula tenía la base de operaciones.

Lo último en Actualidad

Últimas noticias