Twitter

Twitter: Leticia Dolera quiere cambiar el nombre de las sexistas camas ‘de matrimonio’

La actriz Leticia Dolera ha sido tendencia por un desafortunado comentario. La pareja de Jaume Asens está cada vez más involucrada en temas de feminismo

Twitter: Leticia Dolera quiere cambiar el nombre de las sexistas camas ‘de matrimonio’
La actriz Leticia Dolera. Foto: EFE

La actriz Leticia Dolera ha sido tendencia por un desafortunado comentario. La pareja de Jaume Asens está cada vez más involucrada en temas de feminismo y de igualdad. En los tiempos que corren el nombre de un tipo de cama puede generar polémica. Las camas de matrimonio de las de toda la vida, es decir, las más grandes o de dos personas, según Dolera no deberían llamarse así. El calificativo matrimonio hace referencia a una condición que no siempre se cumple en la cama o al menos eso es lo que parece que le preocupa a Leticia Dolera.

Una oleada de críticas ante el comentario de Leticia Dolera ante las camas ‘de matrimonio’

Leticia Dolera ha realizado un desafortunado comentario, diciendo que: “Igual podríamos empezar a llamar a las camas grandes, “camas grandes” y no “camas de matrimonio”. Esta preocupación que parece que tiene la actriz a la hora de comprarse una cama o de buscar ropa de cama la ha hecho convertirse en tendencia.

Las críticas ante tal afirmación no se han hecho esperar. Las camas de matrimonio se han llamado de esta forma durante mucho tiempo, según Leticia, demasiado. El lenguaje parece que quiere avanzar de la misma forma que lo hacen las siglas, afirmar que se es machista o feminista por la forma de hablar es una nueva moda de los últimos años.

Lo que en estos momentos a nadie le molesta o le importa a la hora de comprar una cama, a Leticia Dolera le ha valido más de una crítica con comentarios como: “Y ya de paso dejamos de llamarla cama que es un femenino opresor…podemos usar les cames e inventar un nuevo lenguaje a la medida de la gilipollez imperante.” O “Las grandes preocupaciones de los progres de los países desarrollados. Si estuvieras sin electricidad ni agua y tuvieras que hacer colas enormes para conseguir comida o gasolina, no estarías a tales estupideces.”

Pero no todo han sido comentarios negativos, algunas personas han intentado aportar su granito de arena al gran problema de Leticia Dolera a la hora de ponerle nombre a una cama: “Para mi abuela la cosa iba por cuerpos. Las de 90 y 135 eran cama de un cuerpo y cama de dos cuerpos respectivamente. Y la de 120 era cama de cuerpo y medio. Ella no hacía distinción de sexo o estado civil, pero concebía antes cuerpo y medio en una cama que más de dos cuerpos”.

Un comentario que ha intentado aportar su punto de feminismo en el Twitter de Leticia Dolera. El pasado siempre vuelve y algunos usuarios le recuerdan el momento en que despidió a una trabajadora embarazada. El feminismo no empieza en el nombre de una cama o en la forma de invertir dinero en películas que muestran una realidad más bien escasa, sino en los pequeños gestos del día a día.

El resto del mundo pondrá cama de matrimonio en sus exigencias a la hora de buscar un hotel o cuando vaya a hacerse con un juego nuevo de sábanas. El lenguaje no tiene que reflejar nada negativo, al contrario, forma parte del ser humano y como tal se adapta a las distintas denominaciones con total naturalidad.

Lo último en Tendencias

Últimas noticias