Caso Alcàsser: nuevo giro en la búsqueda de Antonio Anglés

Caso Alcàsser
Antonio Anglés, asesino de las niñas de Alcásser.

La Policía irlandesa ha descartado que un cráneo hallado en el año 2006 en la costa del país pertenezca a Antonio Anglés, considerado el autor material del rapto, violación y asesinato de Miriam García, Desirée Hernández y Toñi Gómez.

Así se desprende de la información facilitada por parte de las autoridades irlandesas a la Asociación Laxshmi para la Lucha contra el Crimen, personada como acusación popular en la causa abierta en el Juzgado de Instrucción número 6 de Alzira por la búsqueda de Anglés.

Se trata de una diligencias extrajudiciales, puesto que no habían sido reclamadas ni ordenadas por el juzgado instructor del procedimiento. Surge a raíz de una colaboración entre la policía y la asociación. De hecho, esta entidad fue la que trasladó a la autoridad irlandesa informes de ADN de Anglés.

Desde un primer momento, según ha indicado el presidente de la asociación, Félix Ríos, en declaraciones a Europa Press, la policía intuía que no debía de tratarse de Anglés por las características antropológicas del cráneo.

No obstante, realizaron diversas pruebas de ADN y confirmaron que el cráneo, localizado en las costas de Lambay, una isla frente a Dublín, no pertenecía a Anglés, ha indicado Ríos.

Por otro lado, desde la Policía, con el perfil actualizado de Anglés y las nuevas imágenes retratadas, se está empezando a pedir a los diferentes países que los restos de personas encontrados no identificados se incluyan en la Interpol.

Al respecto, hace unos meses que la Policía Nacional y la Europol reactivaron la búsqueda de Anglés por toda Europa y se está utilizando su perfil público para iniciar una campaña divulgativa con el objetivo de localizarle.

Las niñas de Alcàsser fueron asesinadas en 1992 y se considera a Anglés el autor material del crimen pese a que en este procedimiento ya se condenó a Miguel Ricart a 170 años de prisión por su participación en los hechos. Salió de prisión en 2013 tras desactivarse la doctrina Parot.

A Anglés, cuya responsabilidad penal no se extinguirá hasta diciembre de 2029, se le perdió la pista en 1993 en la bahía de Dublín, cuando viajaba como polizón en un barco.

Sobre este aspecto, el juzgado ordenó este año que se tomara declaración a la tripulación y al capitán del ‘City of Plymouth’, el barco en el que Anglés huyó a Irlanda como polizón. Se adoptó esta medida tras el informe que recibió el juzgado por parte de la Policía española a raíz de unas declaraciones de la tripulación del barco en un programa de televisión.

El capitán del barco del que logró huir Anglés ya fue interrogado por la policía irlandesa en 1993 para tratar de descubrir cómo se pudo producir la fuga, aunque sin lograr ningún esclarecimiento.

En una entrevista en el programa ‘Equipo Investigación’ de La Sexta en el año 2018, el capitán detallaba que cuando el 24 de marzo de 1993 la Policía subió al buque, el fugitivo ya no estaba dentro. Primero se le metió en un «cuartucho», después en un camarote vacío encerrado con llave y con gente «cerca vigilando», pero escapó en una barca hinchable que debió dejar caer al mar desde siete metros de altura, indicaba el capitán en la entrevista.

Un avión francés localizó al polizón en la barca, tras un mensaje de radio, lo subieron de nuevo a bordo y lo volvieron a meter en el mismo camarote, en el que «atrancaron» ventanas y puerta con tablas. «Era imposible que él abriera la puerta desde dentro», apuntaba el capitán en esa entrevista. Sin embargo, cuando llegó la Policía tras atracar en Dublín, se había ido. «Alguien tuvo que dejarle salir y haber recolocado la madera. No pudo escapar de ese camarote sin ayuda», indicaba el capitán.

Lo último en Sociedad

Últimas noticias