3 remedios caseros para curar el resfriado con cebolla

Cebolla contra el resfriado.
Cebollas y resfriado

Desde hace mucho tiempo la cebolla se viene empleando como remedio natural para combatir la congestión o la tos. Este alimento cuenta con propiedades medicinales y antiinflamatorias que se utiliza para tratar distintas patologías. Para que aproveches sus propiedades a continuación te mostramos 3 remedios caseros para curar el resfriado con cebolla.

Detalles básicos de la cebolla

Se puede consumir de distintas maneras, pero en la cocina se utiliza sobre todo como condimento de unos cuantos platos. Está compuesta por un 90% de agua, pero en el 10% restante hay una gran cantidad de nutrientes y minerales como fósforo, sodio, calcio, azufre, potasio o magnesio, además de vitaminas B, E y C, fibra y aminoácidos esenciales.

Cuenta con un gran poder diurético, siendo un estupendo aliado para aquellos que sufren insuficiencia renal, gota, hipertensión, cálculos renales o edemas. Su consumo en crudo nos permitirá eliminar toxinas y estimular los órganos que integran el aparato digestivo.

Cebolla, limón y miel

La cebolla cuenta con efectos expectorantes, analgésicos y diuréticos, que le convierten en un estupendo antibiótico contra el resfriado y la gripe. La miel es una medicina natural con poderes antibióticos, antisépticos y que combate las afecciones respiratorias. Por su parte, el limón nos mantendrá alejados de las bacterias y virus.

Para la preparación sólo necesitas una cebolla, una cucharada de miel y el zumo de un limón. Una vez que los tengamos todos hay que hervir un litro de agua y añadir la cebolla cortada. Una vez que se haya reducido a la mitad el líquido le echaremos el zumo de limón y el caldo resultante lo podremos tomar cada tres horas.

Cebolla, miel y ajo

A los beneficios antes mencionados de la cebolla y la miel, se unen las propiedades del ajo, que estimulará las defensas y nos protegerá de agentes externos.

Será necesario contar con una taza de miel, tres dientes de ajo y una cebolla. El procedimiento es muy sencillo. Hay que picar la cebolla y el ajo muy picados. Lo echaremos a continuación en un bol de cristal con la taza de miel. Se cierra el recipiente y dejamos reposar 16 horas esta mezcla. Con tomar 5 cucharadas al día será suficiente para acabar con los problemas de resfriado.

Cebolla cruda

El remedio de la cebolla cruda también es muy utilizado para frenar los resfriados. Hay que cortarla en trozos muy finos y colocarla en un plato junto a la mesita de noche. De esta forma podrás abrir las vías respiratorias y respirar mucho mejor. Se usa esta solución sobre todo en los casos de tos leves.

Lo último en Salud

Últimas noticias