Todo lo que necesitas saber sobre la operación de miopía

Miopía
Existen dos tipos de operaciones para corregir la vista.
Comentar

El LASIK es la técnica que más se utiliza para la corrección de la miopía

Uno de los problemas de visión más comunes es la miopía, es decir, un defecto del ojo que provoca una visión borrosa o de mala calidad de los objetos lejanos. Esta anomalía es consecuencia de la curvatura excesiva del cristalino, que hace que las imágenes de los objetos se formen segundos antes de llegar a la retina.

El uso de gafas o lentes de contacto es la forma más simple y segura de corregir la miopía. Sin embargo, las operaciones de cirugía se han labrado un hueco dentro de las posibilidades más recomendadas, gracias a su amplia experiencia y buenos resultados.

¿En qué consiste la operación de miopía?

Miopía
El problema de visión puede reaparecer, aunque no es lo habitual.

Más de 17 millones de personas han dicho adiós a las gafas y las lentillas tras someterse a un procedimiento de cirugía refractiva láser. Un método sencillo y eficaz que mejora notablemente la calidad de vida del paciente. Este consiste en la ablación o eliminación de los tejidos del ojo, una cantidad que depende del número de dioptrías que presente el sujeto. En términos generales, la operación de miopía consta de varias técnicas a elegir:

Miopía
Di adiós para siempre a las gafas y las lentillas.

  • Lasik: Este sistema actúa a una gran profundidad corneal, directamente sobre el estroma y mediante la creación de un colgajo. Es una opción apta para esos pacientes que presentan como máximo -6D de miopía y +4D de hipermetropía.
  • Excimer: En este caso, se trata de una técnica de ablación de superficie. Funciona después de levantar la capa del tejido superficial de la cornea. Se recurre a ella cuando el grado de miopía es medio o muy reducido.
  • Smile: La última incorporación a este tipo de métodos quirúrgicos. El láser smile trabaja sobre el estroma creando una incisión y extrayendo el lentículo. Es útil únicamente en casos de miopía y astigmatismo.

Otros aspectos a tener en cuenta

Miopía
El paciente debe seguir un postoperatorio exhaustivo.

La intervención es indolora, aunque puede producir ciertas molestias en el postoperatorio. Sin embargo, a pesar de superar todo el proceso, la reaparición del problema refractivo no es imposible, pues este depende del tamaño y la forma del ojo. No obstante, en la mayoría de ocasiones la solución es definitiva. Por otra parte, los expertos recomiendan la operación a partir de los 18 años, siempre y cuando haya una estabilidad de la graduación de, al menos, un año.

Después de la cirugía láser, el paciente debe llevar una vida mucho más sosegada hasta que el ojo se recupere por completo. Debe evitar todas aquellas actividades que puedan afectar a la superficie del ojo durante las dos primeras semanas.

Últimas noticias