Para Podemos matar un loro es más grave que una agresión sexual

Para Podemos matar un loro es más grave que una agresión sexual
Para Podemos matar un loro es más grave que una agresión sexual
×

Este artículo de OkSalud ha sido verificado para garantizar la mayor precisión y veracidad posible: se incluyen, en su mayoría, estudios médicos, enlaces a medios acreditados en la temática y se menciona a instituciones académicas de investigación. Todo el contenido de OkSalud está revisado pero, si consideras que es dudoso, inexacto u obsoleto, puedes contactarnos para poder realizar las posibles modificaciones pertinentes.

Podemos quiere volver a hacerlo. No contentos con el desaguisado provocado con la ley del sólo sí es sí, ahora quiere que las penas por maltratar a «animales vertebrados», causándoles la muerte, sean superiores a las condenas por atentar contra la libertad sexual de otra persona sin su consentimiento, que tiene un máximo de cuatro años, mientras la primera puede llegar a los 4 años y medio.

Las enmiendas de Podemos al proyecto de ley de maltrato animal impulsado por el Ministerio de Derechos Sociales de la podemita Ione Belarra -no se ponen de acuerdo ni entre ellos- consideran que determinados hechos deben «implicar en todo caso un cumplimiento efectivo de la pena de prisión». El CGPJ ya ha advertido de que la reforma penal en materia de maltrato animal puede afectar al principio de proporcionalidad de las sanciones, porque, por ejemplo, con la nueva norma pegar a un perro acarrea una pena de entre tres y 18 meses de cárcel, mientras que una agresión de un hombre a su pareja, sin lesiones graves, se pena con entre seis meses y un año. Estamos delante de otro disparate, que es la tónica general de la acción legislativa de estos indocumentados que nos gobiernan.

La formación morada propone que quien cause la muerte a un «animal vertebrado» -entre los que se incluyen no sólo las mascotas habituales, sino «los animales en libertad y silvestres»- sea castigado con entre 1 y 3 años de prisión, pena que puede verse incrementada hasta los 4,5 años en el caso de que concurran dos o más agravantes. Como señalábamos anteriormente, el umbral máximo de esa pena es más grave que el umbral máximo, 4 años, fijado para quien atente contra la libertad sexual de una mujer sin su consentimiento. El desquicie de Podemos alcanza cotas surrealistas. La nueva ley animal, si no se corrige, será una animalada jurídica propia de  descerebrados que no son capaces de entender que golpear a un perro no puede tener una pena mayor que agredir a una mujer, ni que matar un loro sea más grave que una agresión sexual.

Lo último en Opinión

Últimas noticias