El golpe de Estado también es económico

El golpe de Estado también es económico

No sólo el independentismo ha llevado a cabo un golpe de Estado contra el ordenamiento jurídico, sino que el ‘procés‘ ha supuesto también un auténtico golpe de Estado económico. En dos años, desde el referéndum ilegal del 1-0, el deterioro de la actividad económica en Cataluña se cifra en 1.033 millones de euros. Ello se traduce en que el PIB en Cataluña  crece 1,5 puntos menos en tasa interanual que antes de la consulta y que se haya producido una pérdida de 8.000 empleos adicionales al frenazo que la ralentización económica está causando en el mercado de trabajo.

Dicho de otro modo y para no abrumar con datos: en esta situación, de no contar Cataluña con el sostén del Estado, hoy sería una Comunidad quebrada y sin posibilidad de refinanciar una deuda que en apenas dos ejercicios ha aumentado en 2.412,5 millones de euros hasta acumular un total de 80.000 millones en valores absolutos. Cabe recordar que el 75% de la misma está financiada  a través del FLA y otros mecanismos.

O sea, que es el Estado, el mismo Estado español al que el independentismo ha colocado en el centro de la diana, el que está manteniendo a una Comunidad gobernada por una clase política que prosigue su estrategia de subversión del orden constitucional. Las cifras demuestran que mientras el separatismo catalán intensifica su ofensiva contra el Estado de Derecho, el Tesoro español mantiene económicamente viva a Cataluña, una autonomía mantenida a gracias a la solidaridad de los españoles. Es la gran paradoja, el mayúsculo sarcasmo que rodea todo lo que tiene que ver con el ‘procés’.

A menudo, es natural, nos quedamos con lo inmediato: la violencia en las calles del independentismo radical, las astracanadas de supremacista presidente de la Generalidad, Quim Torra, inductor de todo lo que está ocurriendo estos días, pero no reparamos en el inmenso daño económico que el independentismo está causando a Cataluña y, en consecuencia, a España. Por eso es pertinente y necesario que se sepa que, además de un golpe de Estado contra el marco constitucional, el secesionismo ha dado un golpe de Estado contra la economía nacional.

Lo último en Opinión

Últimas noticias