Perros

4 consejos para evitar la coprofagia en el perro

Entre los malos hábitos que debes evitar en tu perro, está la llamada coprofagia. Aquí te contamos un poco más sobre esta patología.

Evitar la coprofagia en el perro
¿Cómo evitar la coprofagia en el perro?

La coprofagia es una patología muy común en perros que los lleva a ingerir sus propias heces, las de otros perros e incluso las de otros animales. Si bien parece algo realmente raro, lo cierto es que es una conducta muy frecuente, en especial en cachorros. Entre las diversas causas que pueden llevar a la   coprofagia en el perro, una de ellas es la falta de nutrientes. Es importante terminar con este hábito ya que, si en algún momento comiera heces con parásitos o toxinas, el animal podría perjudicar gravemente su salud.

 ¿Cómo terminar con la coprofagia en el perro?

  1. Impedirle el acceso a su excremento. Para ello es necesario limpiarlo o retirarlo de inmediato, incluso cuando el perro no está mirando. De esta manera pensará que desapareció “mágicamente” y esto ayudará a terminar con su conducta.
  2. Si se trata de un cachorro, se recomienda llevarlo a pasear cerca del horario que suele hacer sus necesidades. El interés por conocer el mundo exterior lo llevará a olvidarse de este mal hábito. Además, debes felicitarlo si utiliza el espacio destinado a sus necesidades, y luego limpiar de inmediato para que el cachorro no se acostumbre a jugar con sus heces.
  3. Modificar comportamientos en perros es posible. Una manera correcta de impedirle hacerlo es decir un “no” en tono alto y grave cada vez que lo veamos acercándose a sus heces. El animal lo entenderá como una orden. Una vez que deje de hacerlo es fundamental distraerlo ya sea jugando con su pelota o de otra forma.
  4. Existen en el mercado productos para tirar sobre las heces que le dan mal sabor y hacen que el animal sienta rechazo y ya no quiera comerlas.Evitar la coprofagia en el perro

¿Cuáles son las causas de la coprofagia en el perro?

Como estamos viendo, la principal causa que suele llevar a la coprofagia en el perro es una deficiencia de nutrientes; lo que lleva al animal a buscarlos por sus propios medios y compensar esta falta.

Pero también la coprofagia en el perro puede ser consecuencia de la ansiedad o el estrés. En estos casos es importante pasar más tiempo con ellos, distraerlos y motivarlos a hacer ejercicio.

La mala alimentación, ya sea escasa o excesiva, también puede llevar a esta condición. En el primero de los casos el animal come sus excrementos por hambre y en el segundo porque no ha llegado a digerir bien su comida.

Esto es todo lo que debes saber sobre la coprofagia, cambiando estas conductas lograrás que tu perro ya no tenga este hábito.

Lo último en Mascotas

Últimas noticias