Un juez exonera a la sobrina de Paesa de pagar 9 millones que su tío debía a un colega de Putin en la KGB

Francisco Paesa y su sobrina, Beatriz García Paesa.
Francisco Paesa y su sobrina, Beatriz García Paesa.

Un juez de Luxemburgo ha exonerado a Beatriz García Paesa, sobrina del célebre espía Francisco Paesa, de pagar una deuda de 8,9 millones de euros que su tío contrajo con el oligarca ruso Alexander Lébedev. La deuda nació como consecuencia de una inversión cuando Paesa y Lébedev intentaron montar un banco en Baréin. Lébedev ha sido durante muchos años una de las personas más próximas al presidente de Rusia, Vladimír Putin. Ambos se conocieron durante su estancia en la KGB, los servicios secretos rusos anteriores a la caída del muro de Berlín.

El pasado 30 de abril, el Tribunal de Apelación de Luxemburgo eximió a la sobrina de Paesa de pagar 10 millones de dólares (8,9 millones de euros aproximadamente) al oligarca ruso Lébedev por un préstamo comercial que éste le hizo a su tío en 2001. Paesa, que entonces usaba la identidad falsa de un supuesto ciudadano argentino llamado Francisco Pando Sánchez, propuso a Lébedev fundar un banco en Baréin. De esta manera, el oligarca ruso invirtió 20 millones de dólares. Lébedev se animó a participar en el negocio del banco con Paesa porque el célebre espía le aseguró que tenía buenas relaciones con el jeque Khalifa bin Salman Al Khalifa, entonces primer ministro del reino.

Tras conocer la decisión judicial, Beatriz García, como adelantó el periódico luxemburgués Luxembourg Times, presente en los tribunales el día que se celebró la vista, se sumió en un mar de lágrimas por la emoción. Seguidamente, se abrazó a su abogado, François Prum, que calificó el veredicto de “un gran alivio”. “El reclamo era catastrófico y la habría arruinado”, aseguró después de la audiencia. A esa vista no asistieron los abogados del ex colega de Putin.

Interviú localizó a Paesa en París a finales de 2005 viviendo en un piso del barrio de Montparnasse. Después de que este descubrimiento se hiciera público, el oligarca ruso se querelló sólo contra Paesa. Un procedimiento judicial que fue rechazado por los tribunales. Tras este hecho, Lébedev obligó a sus abogados a elaborar una nueva querella incluyendo a Beatriz García. El motivo de meter a la sobrina de Paesa en el asunto era que, al ésta residir en Luxemburgo, había más posibilidades de que la querella prosperara. A pesar de esto, la investigación judicial demostró que no había nada contra Beatriz García. Tan sólo era la sobrina de Paesa.

Paesa ha devuelto parte del dinero

El propio Paesa aseguró en una entrevista realizada en septiembre de 2016 que parte de ese dinero ya se había devuelto al bolsillo del que fuera socio:“Falló la operación. El dinero se esfumó en Baréin cuando debía ser transferido a Indonesia. Yo ya le he devuelto una parte al empresario”. Dijo la verdad. El oligarca ruso que buscaba a Paesa también aseguró que le devolvió parte del botín: “Conseguí que me devolviera diez millones de dólares (…) He gastado unos pocos cientos de miles en encontrar a Paesa (…) No sé dónde está pero aún no me he rendido”.

Otro de los argumentos con los que Paesa convenció a Lebédev para que invirtiera en la creación del banco fue que Baréin se iba a convertir en un centro «interesante y transparente». Lébedev, ya convencido, inició la operación. Para ello usó su compañía Mozart Holding, domiciliada en Liberia, con la que firmó un contrato de préstamo de 20 millones de dólares con FS Investments Limited, de Francisco Pando Sánchez. Es decir, de Paesa. Éste recibió el dinero en una cuenta bancaria que su sociedad tenía en Luxemburgo.

Desde ahí envió el dinero a Baréin. En el contrato, se fijó que en la operación también intervendrían las sociedades IGB Holding y IGB Management, radicadas en las Islas Vírgenes y controladas también por Paesa. Fue precisamente esas dos sociedades las que usó para hacer desaparecer el dinero. En 2004, Paesa pagó a Lébedev 10 millones de dólares, la mitad del botín. Pero tras revelarse que Paesa estaba vivo, que supuestamente había fallecido en 1998, y el oligarca ruso darse cuenta de que el supuesto Francisco Pando Sánchez era en realidad el célebre espía español, dejó de pagar.

En la actualidad, Lébedev es propietario de los periódicos británicos The Independent y Evening Standard. Su relación con Putin se debe a que ambos coincidieron trabajando en la KGB, los servicios secretos rusos. Lébedev es una de las personas más ricas del mundo. Se calcula que cuenta con una fortuna de más de 3.000 millones de dólares. El oligarca ruso construyó su imperio durante la década de los años 90 con varias inversiones en el negocio de la banca. Ahora, sus dominios empresariales son de lo más variado. Cuenta con empresas que van desde el sector de la aeronáutica hasta el inmobiliario.

Lo último en Investigación

Últimas noticias