González y Victoria espiaron a 5 alcaldes del PP de Madrid

Últimas noticias
Salvador Victoria e Ignacio González en la Asamblea de Madrid.

La investigación de la rama madrileña de la denominada ‘Operación Pokemon’ ha desenterrado una trama de espionaje político en el PP Madrid durante la presidencia de Ignacio González que afectó al menos a 5 alcaldes del PP de Madrid, algunos muy cercanos a Esperanza Aguirre: Jesús Gómez (Leganés), David Pérez (Alcorcón), Juan Soler (Getafe), Daniel Pérez (Galapagar) o Raúl López (Coslada). En la actualidad, sólo permanecen en el cargo, David Pérez y Daniel Pérez.

La titular del Juzgado de Instrucción nº 1 de Lugo, Pilar de Lara, que instruye el caso Pokemon, decidía a mediados de 2016 abrir una pieza separada para investigar un presunto delito de tráfico de influencias a la empresa Unika Proyectos y Obras SA. En esta causa, se investiga desde el año 2012 multitud de delitos de corrupción cometidos por dirigentes políticos gallegos del PP y del PSOE, y que "tendría ramificaciones en la Comunidad de Madrid".

Según ha podido saber OKDIARIO, un ex dirigente del PP declaró hace meses en calidad de testigo ante la instructora de Lugo aportando al sumario grabaciones, mensajes de móvil y wassap sobre este "espionaje político". Dichos documentos, a los que ha tenido acceso este diario, señalan directamente al que fuera nº 2 de González en el Gobierno regional, Salvador Victoria.

Dicho testigo, que también guardaría documentos "muy comprometedores de miembros de la Dirección Nacional del PP", habría asegurado en sede judicial que el ex consejero de Presidencia y Justicia le "ordenaba realizar las grabaciones a los alcaldes y otros dirigentes del PP de Madrid". Tras denunciar la conexión de Pokemon en Madrid, el testigo que además habría sido el autor de dichas grabaciones dejó de pertenecer al partido, sufriendo "escraches" en su domicilio.

En la época en la que se efectuó este "espionaje político", González presidía la Comunidad de Madrid y fue vetado como candidato para las autonómicas de mayo por la Dirección del PP, tras las sospechas de haber recibido una comisión de 1,4 millones de OHL en una cuenta suiza, por las obras del tren a Navalcarnero. Unas sospechas que habría acreditado el propio ex tesorero popular, Álvaro Lapuerta, en la sede de la calle Génova.

OKDIARIO publica uno de los mensajes a móvil aportados a la causa, donde se hace referencia a una de estos "espionajes políticos". Dicha conversación es mantenida por Salvador Victoria y el presunto "espía" el 5 de marzo de 2014. El dirigente popular le pide que le mande varias grabaciones: "Mándame paquete, please (por favor)".

El "espía" contesta: "Lo tienes hoy vía mail en cuanto lo pase a un archivo. En cuanto lo envíe te aviso". El ex nº 2 de González concluye la conversación: "OK gracias". Éste es sólo uno ejemplo de una larga serie de mensajes y conversaciones aportadas en la pieza madrileña de Pokemon.

Mensajes entre el "espía" y Salvador Victoria.
Recreación de los mensajes de móvil entre el "espía" y Salvador Victoria.

Las grabaciones a los dirigentes del PP eran "organizadas y planificadas en encuentros secretos" que se producían en distintos bares, cafeterías o incluso en portales de la capital, muchas veces a altas horas de la noche.  También se realizaron reuniones con este objetivo muy cerca de la sede del Gobierno de la Comunidad de Madrid en la Puerta del Sol y de la Consejería de Presidencia y Justicia que dirigía Victoria.

En dichos encuentros, a los que llegó a asistir en alguna ocasión el propio González, el autor del "espionaje político" recibía las órdenes sobre la "información que tenía que averiguar". Incluso se le suministraba a veces el material y los equipos para realizar el encargo. Posteriormente, remitía las grabaciones a Victoria y éste ponía en conocimiento de González la información conseguida. En la mayoría de los casos, también se enviaba al entonces consejero de Presidencia y Justicia la transcripción.

En los mensajes aportados en la ‘Operación Pokemon’, se utilizan palabras clave para referirse a las conversaciones grabadas a los políticos. Entre ellas, “música” o “paquete”. Además, se ponían motes al propio Salvador Victoria: "Tito"; Esperanza Aguirre: "la marquesa" o Jesús Gómez: "Tarugo". Ignacio González simplemente era llamado: "Nacho". Algunas grabaciones alcanzaron las 3 horas de duración y muchas eran borradas si se consideraba que no había información relevante en ellas.

El PP de Madrid y las adjudicaciones

Fuentes de la investigación aseguran a este diario, que el objetivo del "espionaje político sería doble". En primer lugar, conocer el apoyo político de numerosos dirigentes y alcaldes para que González pudiera presidir el PP de Madrid. Esperanza Aguirre abandonó la presidencia de la Comunidad de Madrid en 2012, momento en el que González asumió el poder y se vivió una “guerra interna soterrada” entre el denominado "sector aguirrista" y el resto de dirigentes del partido a nivel regional.

González quería suceder a Aguirre en la presidencia del PP madrileño y quería evitar a toda costa que ésta eligiera a alguno de sus "alcaldes favoritos" para su sucesión. De hecho, muchos de estos regidores fueron "víctima del espionaje". El ex presidente madrileño, encarcelado desde abril por la ‘Operación Lezo’, fue secretario general del PP de Madrid tras sustituir a Francisco Granados en noviembre de 2011.

El segundo objetivo de este "espionaje político" sería "sondear a dichos dirigentes para conseguir adjudicaciones públicas en sus municipios" a la constructora investigada en el ‘caso Pokemon’: Unika Proyectos y Obras SA. Esta sociedad fue constituida en 2005 en Santiago de Compostela en la Coruña y está administrada por Alexandre Abalde.

La empresa es investigada por la construcción de dos colegios en los municipios madrileños de Valdemoro y Cabanillas de la Sierra, a cambio de supuestas "prebendas de altos cargos regionales".

Últimas noticias
Ignacio González y Esperanza Aguirre.

¿De Lugo a Madrid?

Las fuentes del caso consultadas afirman a OKDIARIO que previsiblemente la instructora de Lugo podría remitir el caso a la Audiencia Nacional donde se investiga al PP de Madrid. El Juzgado de Instrucción nº 6, que recuperará próximamente su titular Manuel García Castellón, instruye la ‘Operación Lezo’ y la trama Púnica.

Mientras, el titular del Juzgado de Instrucción nº 5, José de la Mata investiga a los populares madrileños en una pieza separada en la causa abierta por ‘los papeles de Bárcenas’.

Las mismas fuentes aseguran que existen “vínculos” entre estas tramas de corrupción, a través de sociedades que están siendo investigadas en los tres sumarios. También aparecen en las mismas causas algunos dirigentes del PP, que también son investigados.

Lo último en Investigación

Últimas noticias