Un ex alto cargo del BBVA desmiente ante el juez las acusaciones de Javier Ayuso contra Ausbanc

Javier-ayuso
El periodista y ex director de la Casa del Rey Javier Ayuso.

La defensa del presidente de Ausbanc, Luis Pineda, ha pedido a la Sala de lo Penal de la Audiencia Nacional que lo juzga por presunta extorsión que celebre un careo entre el ex director de Comunicación del BBVA, Javier Ayuso, y el ex director de negocio de esta entidad para España y Portugal, Jaime Guardiola, tras detectar varias contradicciones en la declaración prestada por ambos durante el juicio.

Al declarar como testigo el pasado 5 de noviembre, Javier Ayuso (que también ha sido jefe de prensa de la Casa del Rey y adjunto al director del diario El País) se ratificó en que Ausbanc extorsionaba al BBVA para que contratara publicidad en su revista: “A mí me atacó poco», dijo sobre el acusado Luis Pineda, «atacaba más al banco y al presidente de la entidad”.

Pocas semanas después, el pasado 29 de enero, declaró en el juicio como testigo Jaime Guardiola, quien ha sido miembro del comité de dirección del BBVA, director de negocio de esta entidad para España y Portugal y –desde 2007 hasta el pasado mes de diciembre– consejero delegado del Banco Sabadell. En su declaración ante el tribunal, Guardiola aseguró que nunca ha sido extorsionado por Luis Pineda, ni ha tenido conocimiento de que nadie fuera extorsionado por él en ninguna de las dos entidades financieras en las que ha sido directivo.

En un escrito firmado el pasado jueves, el abogado de Luis Pineda, Miguel Durán Campos, ha solicitado a la Sección Cuarta de la Sala de lo Penal de la Audiencia Nacional que celebre un careo entre ambos testigos, para aclarar estas contradicciones.

Instigador de la denuncia contra Pineda

La defensa de Luis Pineda siente respaldada su posición por las palabras del ex director de Comunicación de CaixaBank, Jaume Giró, quien al declarar como testigo en el juicio el pasado 17 de diciembre también negó tener conocimiento de ningún tipo de extorsión a las entidades financieras por parte de Ausbanc.

Por el contrario, Giró aseguró que el BBVA inició los ataques contra Ausbanc tras dejar de anunciarse en su revista. Según su testimonio, el BBVA «dejó de anunciarse, las razones yo no las sé, lo que se decía en el sector es que a los dirigentes de BBVA les parecía que se trataba mejor a su competidor directo, y dejaron de anunciarse y acto seguido empezaron a ir contra Ausbanc”.

A preguntas de la Fiscalía, Giró se ratificó en sus palabras y explicó que algunos directivos del BBVA vertían «comentarios con cierta maledicencia» contra la asociación que presidía Pineda: «En mi opinión, le digo lo que se comentaba en reuniones profesionales del sector. Atacar no digo judicialmente, me refiero a comentarios críticos…”

El testimonio de Javier Ayuso era clave para la acusación contra Luis Pineda. En su declaración ante la Audiencia Nacional, Ayuso reconoció que fue uno de los principales impulsores de la denuncia contra el presidente de Ausbanc: «En el año 2017 me llamaron del BBVA para ver si quería declarar en una investigación que estaba haciendo la Policía sobre Pineda y Ausbanc. Entonces sí me reuní con ellos y les dije que encantado. Porque yo sufrí la extorsión de Luis Pineda cuando estuve en mi puesto. Fui a declarar a la UDEF y luego aquí mismo (a la Audiencia Nacional)».

Los pagos a Urdangarin

Como director de Comunicación del BBVA (cargó que ocupó entre 1997 y 2009) fue el encargado de firmar varios de los contratos de publicidad en la revista de Ausbanc. Y asegura que, en este cometido, se sintió extorsionado por Pineda para que aprobara los pagos, bajo la amenaza de publicar escándalos de su banco (como el de las cláusulas suelo).

Javier Ayuso también asegura que nunca había oído hablar del comisario José Villarejo hasta 2014, y que nunca se vio cara a cara con él hasta 2015, cuando ya trabajaba como adjunto al director de El País. Sin embargo, un informe de la Fiscalía Anticorrupción publicado por OKDIARIO vincula a Ayuso con los contratos que el BBVA firmó con el grupo Cenyt de Villarejo para espiar a periodistas y empresas rivales. Villarejo se embolsó 10,2 millones de euros gracias a los contratos que mantuvo con el BBVA desde 2004 a 2017.

Los fiscales de la Operación Tándem sostienen que Javier Ayuso era quien explicaba «los pormenores de las necesidades del banco» a José Villarejo y su socio, Rafael Redondo. El propio comisario ha declarado ante el juez que mantuvo una relación profesional con el entonces director de Comunicación del BBVA: «Entregué a Ayuso en su despacho un informe sobre el acoso al banco con capital procedente de un país vecino. Él, seguidamente, avisó al CNI y los servicios secretos reventaron la investigación del BBVA».

Ya como adjunto a la dirección del diario El País, Ayuso fue el encargado de publicar en el rotativo de Prisa en marzo de 2015, como si se tratara de un reportaje de elaboración propia, un exhaustivo dossier que el CNI había elaborado sobre las empresas del comisario Villarejo. Ayuso fue también quién publicó en El País una foto de Villarejo, supuestamente filtrada por el CNI, cuando se encontraba participando como agente encubierto en una operación antiyihadista en Melilla junto al entonces jefe del Centro de Inteligencia contra el Terrorismo y el Crimen Organizado (CITCO) del Ministerio del Interior, José Luis Olivera.

El periodista ha sido reconocido abiertamente por la Fiscalía, incluso, como un «colaborador del CNI» protegido por la Ley de Secretos Oficiales, tal como ha informado OKDIARIO. Durante su etapa como director de Comunicación del BBVA, Javier Ayuso fue el encargado de aprobar el pago de 116.000 euros al Instituto Nóos de Iñaqui Urdangarin por el concepto «informe global sobre la estrategia de patrocinio del Grupo BBVA». Esto le valió ser contratado luego, entre 2012 y 2014, como director de Comunicación de la Casa del Rey.

Lo último en Investigación

Últimas noticias