El comisionista de Mercasa maneja ahora fondos públicos españoles de un plan de pesca en Angola

Mercasa
Un pescador recoge las redes ante la costa africana (Foto: Embajada de Angola en España)

Primero dio un pelotazo de 41 millones de euros en una operación de venta de armas españolas a la Policía de Angola a través del consorcio Defex. Luego, durante los ocho últimos años, ha estado cobrando comisiones del consorcio español Mercasa Incatema en la construcción de un mercado mayorista en Luanda.

Mientras la Justicia investiga estos hechos, el comisionista portugués Guilherme Taveira Pinto vuelve a intervenir ahora en otro proyecto que se ejecuta en el país africano con financiación pública española: la construcción de una escuela de pesca en Ramiro (Luanda).

El juez de la Audiencia Nacional José de la Mata ha acreditado que Taveira ha estado cobrando comisiones del consorcio Mercasa Incatema (participado al 50% por la empresa pública Mercasa) en la construcción del Centro Logístico y de Distribución (CLOD) de Luanda.

El intermediario portugués se habría embolsado más de 20 millones de dólares, de los 533 millones que ha costado la obra. El magistrado sospecha que una parte del dinero ha ido a parar a altos funcionarios del Gobierno de Angola en forma de comisiones ilegales.

España financia el proyecto

La ministra angoleña de Pesca, Victoria de Barros Neto, colocó en septiembre de 2015 la primera piedra del Centro de Formación de Pesca (Cefopescas) que ahora construye en Luanda la empresa de ingeniería Incatema, la mitad privada del consorcio español Mercasa Incatema.

El proyecto supone una inversión de 98 millones de dólares y ha sido financiado por el Gobierno español mediante una línea de crédito. Las fuentes consultadas por OKDIARIO señalan que los responsables de Incatema, los hermanos Pardo de Santayana, han recurrido de nuevo a los contactos que Taveira tiene con varios ministros del Gobierno de Angola para sacar adelante este proyecto.

Mercasa
La ministra angoleña Victoria de Barros Neto coloca la primera piedra del proyecto Cefopescas que ejecuta Incatema en Luanda (Foto. Incatema).

Fue precisamente Javier Pardo de Santayana, como consejero delegado de Mercasa Incatema, quien firmó los contratos que otorgaban a Taveira una comisión del 8% en el proyecto de construcción del CLOD de Luanda cuyas obras se prolongan ya desde hace diez años. Los contratos también fueron rubricados por dos abogados del Estado: Arturo Cortés y su esposa María Jesús Prieto. Ambos se incorporaron al organigrama de alta dirección de la empresa pública Mercasa durante el Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero.

Al menos hasta hace pocos meses, el comisionista Taveira ha intervenido ahora en las gestiones para la construcción de la escuela de pesca de Luanda por encargo de Incatema.

Venta de armas a la Policía de Angola

Tal como explicó la ministra Victoria de Barros Neto al colocar la primera piedra, el centro ocupará una superficie de 5.000 metros cuadrados. Contará con una residencia para 310 estudiantes, laboratorios, bibliotecas, tanques para la acuicultura y talleres de carpintería naval, mecánica de motores, soldadura y tratamiento del pescado.

Además, el complejo albergará un simulador de navegación de alta tecnología y contará con un buque escuela completamente equipado. La obra se inició en 2015 y debe estar concluida en un plazo de tres años.

Mientras participa en estos proyectos, el comisionista portugués Guilherme Taveira Pinto permanece huido de la Justicia desde julio de 2014, precisamente por su intervención en una operación de venta de armas españolas a la policía de Angola. El contrato ascendía a 150 millones, de los cuales 41 millones fueron desviados a una cuenta en Luxemburgo.

Últimas noticias