Trump logra los apoyos republicanos necesarios para derogar el Obamacare que se votará este jueves

Donald trump
Donald Trump. (Foto: AFP)

Los líderes republicanos de la Cámara de Representantes han anunciado este miércoles que se va a celebrar una votación sobre su proyecto de ley de salud este mismo jueves, lo que significará el primer paso para la demolición del mayor legado de Barack Obama en política social, el conocido como Obamacare. Ésta es la señal más fuerte de que el liderazgo de Donald Trump ha acumulado suficientes votos para aprobarlo.

Los republicanos han estado trabajando para reunir a una coalición en la que no entrará previsiblemente ningún voto demócrata con la necesidad de alcanzar 217 votos, después de su intento fallido hace casi dos meses.

La minoría demócrata de la cámara se opone totalmente al proyecto, forzando a los republicanos a limitar a una veintena las posibles defecciones.

Actualmente la Cámara de Representantes está integrada por 238 republicanos y 193 demócratas. Si el texto es aprobado, será considerado en las próximas semanas por el Senado, donde será profundamente modificado.

Una versión anterior del plan republicano fracasó en marzo, cuando la oposición tanto de moderados como de conservadores republicanos boicoteó el intento de su propio partido de acabar con la Ley de Atención Sanitaria Asequible de Obama.

Así, Trump tuvo que guardarse su reforma sanitaria para mejor ocasión. Y el martes de la semana pasada, el Congreso le echó atrás los primeros 1.400 millones de dólares para iniciar la construcción del muro en la frontera de México. Las dos principales promesas de Trump se han topado con la realidad: es el legislativo el que decide sobre el dinero y por mucho que el presidente quiera aprobar unas políticas, si éstas no van acompañadas de fondos, no hay más que discutir.

Así, el viernes pasado se tuvo que ampliar una semana el plazo de vigencia del presupuesto para continuar las negociaciones. Los representantes del Partido Demócrata estaban dispuestos a devolverle a los republicanos el cierre de la Administración que le forzaron a Obama en 2013. La medida de presión ha debido de convencer a los correligionarios de Trump, que han cerrado filas. La prórroga expira este mismo viernes.

La última versión del proyecto de norma sanitaria tiene como objetivo proteger a aquellos ciudadanos con condiciones preexistentes agregando 8.000 millones de dólares a la ley para ayudar a las personas con problemas de salud a largo plazo a pagar sus cuidados.

"Votaremos sobre el programa de salud mañana [por el jueves], porque tenemos votos suficientes", ha dicho a la prensa el líder de la mayoría Kevin McCarthy. "Pasará, es un buen proyecto", ha agregado. La Casa Blanca y el liderazgo republicano han pasado la semana celebrando numerosas reuniones y llamadas telefónicas con miembros de la Cámara que permanecían indecisos o se habían mostrado en contra de la nueva ley.

Esos esfuerzos deben haber sido fructíferos porque los líderes han dicho que no celebrarían una votación hasta que tuvieran suficientes votos para aprobarla. Un alto funcionario de la Casa Blanca calificó a la NBC el voto inminente de "un desarrollo positivo".

Últimas noticias