Putin incluye al ajedrecista Garri Kaspárov en su lista de espías extranjeros

Garry Kaspárov
Garry Kasparov.

Ni sacado de una película de la guerra fría, pero más real que la vida misma y en plena convulsión mundial por la invasión de Ucrania, el Ministerio de Justicia de Rusia ha informado este viernes de que el jugador de ajedrez Garri Kaspárov ha sido incluido en el listado de agentes extranjeros, es decir por ser un espía hostil. Esta maniobra política, dado su relieve actual, forma parte del juego de espías que comenzó hace varias semanas, cuando Rusia y las principales potencias occidentales expulsaron mutuamente a decenas de miembros de las distintas embajadas.

El Ministerio de Exteriores de Ucrania cifró en cerca de 443 diplomáticos rusos, los que han debido abandonar el país en el que estaban destinados por Moscú tras las expulsiones decretadas por gran parte de la comunidad internacional. Pero esta noticia no tendría una mayor relevancia si detrás de ello, se escondiera el verdadero motivo por el cual fueron expulsados. Cortar de raíz la red de espías que a través de embajadas y consulados preparaban operativos para conseguir recopilar inteligencia en los países europeos.

Ahora, el que fuera espía de la KGB, Vladímir Putin, ha añadido también en este listado de enemigos públicos rusos, al oligarca y director de la empresa petrolera Yukos, Mijail Jodorkovski. Sin duda, uno de los hombres más ricos del mundo.

Así, a ambos se les atribuyen «actividades políticas» en contra de Rusia y por haber recibido fondos desde organismos de Ucrania o Estados Unidos.

En las últimas semanas, desde la invasión rusa de Ucrania, Moscú ha incluido a varias personas en su lista negra, entre los que también destaca el que fuera abogado del grupo punk Pussy Riot (conocido por su activismo contra el presidente, Vladimir Putin), Mark Feigin.

Según la legislación rusa, un agente extranjero es todo aquel que recibe financiación desde el extranjero, se dedica a actividades políticas, difunde informaciones o recopila datos sobre actividades militares de Rusia. La normativa prevé multas para quienes omitan identificarse como agentes extranjeros y penas de hasta dos años de cárcel.

La lista de agentes extranjeros comenzó a elaborarse a finales de diciembre de 2020 con la inclusión de periodistas y activistas, entre los que el más destacado era Lev Ponomariov, el más veterano defensor de los derechos humanos que recientemente se exilió en Georgia debido a la persecución de los servicios de seguridad rusos.

El presidente ruso, Vladímir Putin, ha defendido la ley sobre agentes extranjeros como un medio de limitar la injerencia occidental en la vida política de este país y que ha tenido una respuesta inmediata europea al expulsar al mismo tiempo a sus espías.

Lo último en Internacional

Últimas noticias