El Partido Popular Europeo se afianza como la fuerza más votada en todo el continente

Manfred Weber
Manfred Weber, líder del Grupo Popular en el Parlamento Europeo. (Europarl)

El Partido Popular Europeo se afianza como la fuerza más votada en todo el continente según los sondeos a pie de urna en las elecciones al Parlamento Europeo, cumpliendo con lo que auguraban las encuestas previas a la cita electoral.

En Alemania, la Unión Cristiano Demócrata (CDU) de Angela Merkel se impondría con el 27,5 por ciento de los votos, aunque lejos del 35,36 por ciento cosechado en 2014. Peor resultado ha obtenido su socio de coalición, el Partido Socialdemócrata (SPD), relegado a la tercera plaza con el 15,5 por ciento, frente al 27,3 por ciento de hace cinco años.

La campanada en Alemania la han dado los Verdes, que se situarían en segunda posición con el 20,5 por ciento de los votos, en un resultado histórico para el partido que lidera en estas europeas Ska Keller, candidata a presidir la Comisión Europea.

En cuarta posición se sitúan los ultraderechistas de Alternativa para Alemania (AfD), con un 10,5 por ciento, mientras que La Izquierda y los Liberal Demócratas, estarían empatados con un 5,5 por ciento de los votos.

También le ha ido bien al partido del canciller austríaco, Sebastian Kurz, pese a haber visto en la última semana como su coalición con los ultraderechistas del Partido de la Libertad (FPO) se venía abajo. Según sondeos a pie de urna, los conservadores del Partido Popular (OeVP) de Kurz ganarían con el 34,5 por ciento, 7,5 puntos más que en 2014.

En segunda posición quedarían los socialdemócratas, con el 23,5 por ciento, mientras que el FPO se situaría en el 17,5 por ciento, tan solo 2,2 puntos menos que en las anteriores elecciones pero por debajo de los datos que les auguraban los sondeos hace unos días, que les situaban por encima del 20 por ciento.

Otro de los partidos miembros del PPE, Nueva Democracia, también habría salido victorioso de esta cita con las urnas en Grecia, donde están previstas elecciones generales en otoño. La formación conservadora habría obtenido el 34 por ciento de los votos, frente al 22,7 por ciento de 2014, mientras que Syriza, el partido del primer ministro Alexis Tsipras, se situarían en el 27 por ciento, casi igual que hace cinco años.

También en Bulgaria, el partido gobernante, el conservador GERB, ha sido la fuerza más votada, de acuerdo con los sondeos. El partido de Boyko Borisov obtendría el 32,8 por ciento de los votos, en línea con el 30,4 de los pasados comicios, mientras que los socialistas serían segundos, con el 23,1 por ciento, el Movimiento para los Derechos y las Libertades de los Turcos sería tercero (13,6) y los nacionalistas VMRO, socios de coalición, quedarían cuartos con el 6,8 por ciento.

En Irlanda, donde se votó el sábado, el partido más votado ha sido el Fine Gael del primer ministro, Leo Varadkar, con el 29 por ciento. Como en Alemania, los grandes vencedores han sido los Verdes, que se sitúan segundos con el 15 por ciento, relegando en el reparto de escaños tanto a los nacionalistas del Sinn Fein como a los liberales de Fianna Fail.

Por su parte, el Fidesz de Viktor Orban ha sido la fuerza más votada en Hungría, con el 56 por ciento de los votos, mientras los nacionalistas de Jobbik podrían quedar relegados a la cuarta plaza, por detrás de socialista y de la también izquierdista Coalición Democrática.

Aunque todavía es miembro del PPE, el partido suspendió a Fidesz por su deriva antieuropea de los últimos tiempos y Orban ha dejado abierta la puerta a sumarse a la alianza que está tratando de crear el viceprimer ministro italiano, Matteo Salvini, por lo que los catorce escaños que obtendría la formación podrían no ser para los populares en último término.

Lo último en Internacional