Merkel vuelve a alarmar por sus problemas de salud y recibe sentada a la primera ministra de Moldavia

Angela Merkel, canciller alemana con la primera ministra de Moldavia @Getty
Angela Merkel, canciller alemana con la primera ministra de Moldavia @Getty

Angela Merkel sigue dando signos de no encontrarse en un buen momento de salud. Tras varias apariciones con temblores, que ella atajó desmintiendo que tuviera alguna dolencia grave, este martes ha recibido sentada a un alto cargo de Gobierno de Moldavia como ya hiciera la semana pasada con la dirigente de Dinamarca, Mette Frederiksen. Concretamente, la canciller alemana ha recibido a la primera ministra moldava, Maia Sandu.

Ambas mandatarias han escuchado sentadas los himnos nacionales de sus respectivos países, aunque después han caminado juntas frente a la formación de honor del Ejército germano. Se trata de la segunda vez que Merkel prefiere permanecer sentada durante la recepción de un dirigente internacional para evitar exponerse a que las cámaras capten los temblores que ha padecido en las últimas semanas.

La primera vez que estas dolencias sorprendieron a Merkel fueron en un acto oficial el pasado 18 de junio junto al presidente de Ucrania, Volodimir Zelenski. Entonces, ella misma comentó que se debían a una deshidratación momentánea y descartó por completo problemas graves de salud.

Sin embargo, sufrió un episodio similar el pasado 10 de julio, al recibir en Berlín al primer ministro de Finlandia, Antti Rinne. "Pero estoy bien, no debe haber preocupación por mí", aseguró a los medios de comunicación. Merkel, entonces, se limitó a explicar entonces que se trata de un "proceso" físico que aún no ha concluido y que confía en que "un día, igual que llegó, se marchará".

Lo último en Internacional

Últimas noticias