Marruecos acusa a Amnistía Internacional de interferir en los procesos judiciales

El Consejo Superior del Poder Judicial marroquí asegura que la interferencia de la organización en el proceso contra el periodista Omar Radi está llena de “falsedades”.

Marruecos acusa a Amnistía Internacional de interferir en los procesos judiciales
Bandera de Marruecos. (Foto: @Getty)
  • Atalayar.com

Al Consejo Superior del Poder Judicial de Marruecos (CSPJ) no le ha gustado la interferencia de Amnistía Internacional (AI) en el proceso judicial contra el periodista opositor, Omar Radi. El CSPJ acusó a la organización proderecho humanos en un comunicado al considerar que la actitud de AI supone “un flagrante atentado contra la independencia de la justicia”, al mandar el pasado 9 de septiembre una carta al presidente del Gobierno, Saadedin Otmani, para reclamar la liberación del reportero marroquí.

El periodista marroquí, anteriormente investigado por supuesto espionaje, ingresó en  la cárcel en prisión preventiva y acusado de un presunto delito de violación.

Según un comunicado de la Fiscalía de Casablanca, la acusación de presunto abuso sexual se produjo tras “una denuncia de una ciudadana y en virtud de una investigación realizada por los efectivos de la Policía Judicial del a Gendarmería Real” de la ciudad.

“Atentar contra la seguridad del Estado” es otro delito del que la Fiscalía marroquí acusa al reportero, por sus supuestos vínculos con un agente de inteligencia extranjero con el objetivo de “perjudicar a la diplomacia marroquí”.

Ante estos hechos, Amnistía Internacional comenzó una campaña para pedir la liberación de Radi. EL 9 de septiembre, AI lanzó “una acción urgente” para pedir a las autoridades marroquís liberar a Radia hasta el día de su juicio, el 22 de septiembre. “Las investigaciones de Omar sobre las relaciones entre intereses políticos y grandes empresas, así como sus duras críticas al historial de Marruecos en materia de derechos humanos, lo han convertido en blanco de represión, pues las autoridades buscan silenciar las voces disidentes”, escribe la organización.

“La nota (de AI) incluye muchas inexactitudes que atentan contra la independencia de la justicia y da la impresión de que hay un control gubernamental (del poder judicial”, apuntó por su parte el CSPJ en una nota.

EL CSPJ insistió que Radi está siendo juzgado tras ser acusado de dos delitos, violación sexual y atentado contra la seguridad del Estado, y “no por su labor periodística”.

La campaña lanzada por AI el pasado 22 de junio sostenía que el teléfono del reportero ha estado sometido a espionaje por parte del Gobierno marroquí a través de una tecnología desarrollada por la empresa israelí NSO. Este programa da acceso total a los mensajes, correos electrónicos, medios de comunicación, micrófono, cámara, llamadas y contactos del teléfono.

Omar Radi, de 33 años y ganador en 2013 del premio de periodismo de investigación de la Asociación Marroquí de Periodismo de Investigación, es colaborar habitual de varios medios locales e internacionales, y es tomado como uno de los periodistas más críticos con el poder en el país magrebí.

El pasado mes de marzo, el Tribunal de Primera Instancia de Casablanca dictó contra Radi una condena de cuatro meses de prisión por haber proferido “injurias a un juez” en su cuenta de Twitter.

Lo último en Internacional

Últimas noticias