Plantas

Cómo sembrar mandarinas

sembrar mandarinas
Aprende los pasos para sembrar mandarinas de manera correcta

Si aprendes a plantar mandarinas de la manera correcta, podrás disfrutar de esta fruta cuando te apetezca.

¿Cómo sembrar mandarinas? Las mandarinas es una de las frutas que más gusta a todo el mundo, y por suerte, no se presenta demasiada dificultad a la hora de plantar el árbol que nos proporciona este rico manjar, de modo que vamos a ver qué pasos tenemos que seguir al respecto.

La mandarina es un árbol que pertenece a la familia Rutaceae caracterizado por un sistema de raíces robusto y profundo. Una fruta que aporta vitamina C a nuestro organismo y cuyo sabor es irresistible. Sembrar mandarinas no requiere prácticas de cultivo difíciles; solo deberás tener en cuenta algunas reglas simples para conseguir que la planta crezca de la manera correcta y asegurar así una buena cosecha. Veamos entonces qué pasos dar.

Pasos para sembrar mandarinas

  1. Lo primero que debes hacer para sembrar mandarinas, ya sea en una maceta o en el suelo del jardín, será tener las semillas a partir de las pepitas que puedes extraer de una mandarina que te hayas comido.
  2. Debes lavar bien las semillas y dejarlas secar por completo. Una vez las hayas secado, podrás plantarlas en una maceta que tenga al menos 30 cm de diámetro (y agujeros en la parte de abajo) o en la tierra del jardín a una profundidad que no supere los 3 cm. Debes hacer varios agujeros para plantar las semillas, separadas entre sí a una distancia de unos 6 cm.
  3. Para sembrar las semillas de mandarina en plena tierra es mejor que lo hagas en primavera desde finales de marzo hasta mayo.
  4. Lo mejor a la hora de sembrar mandarinas será preferir lugares soleados protegidos del viento: en las regiones del norte, las mandarinas deben colocarse en un lugar cerrado durante la temporada de invierno de modo que será bueno que si las cultivas en macetas, muevas estas en invierno al lugar en el que haga menos frío (para esta labor es mejor entonces que uses macetas de plástico que son más fáciles de mover).
  5. Por otro lado, el suelo para sembrar mandarinas debe ser fértil y particularmente permeable, con una excelente cantidad de humus en el interior y, finalmente, también bastante fresco.
  6. Una vez hayas plantado las semillas de mandarina, tendrás que regar bien, aunque es mejor evitar el riego durante los meses de invierno y primavera: el agua de lluvia es suficiente. En caso de sequía prolongada, riega, cuidando de evitar el estancamiento del agua.
  7. En verano, será bueno un regado regular, preferiblemente en la madrugada.
  8. Una vez tengas ya plantado tu árbol de mandarinas, deberás administrar cada tres meses, un estiércol bien maduro.
  9. Por otro lado, el suelo debe extraerse del tallo de la mandarina al menos tres o cuatro veces durante el año para evitar la formación de suciedad en el suelo: esto es para garantizar el paso del agua y una excelente aireación de las raíces.
  10. En cuanto a las plagas; las mandarinas, como todas las frutas cítricas, temen a los áfidos, ácaros, al moho verde ya la podredumbre de la raíz de modo que debes fertilizar la tierra cada seis meses.
  11. Y en cuanto a la poda; es necesario eliminar todas las ramas secas y prever la eliminación sistemática de los retoños o brotes en el período invernal.

Por lo general si siembras la mandarina como hemos explicado y sigues estos cuidados, verás como la planta comienza a crecer al cabo de 3 o 4 semanas desde que la hayas plantado.

Lo último en How To

Últimas noticias

. . . . . . . . .