Hogar

Cómo evitar las corrientes de aire en casa

Gracias a los aislantes para los marcos de ventanas y de puertas podemos evitar las corrientes de aire en casa de forma fácil.

como evitar corrientes de aire
Aprende cómo evitar las corrientes de aire en casa paso a paso

Con la llegada de los meses fríos, especialmente si vives en una casa que no es de última generación, es posible que tengas que enfrentar el problema de las corrientes de aire, de modo que si estás decidido a no pasar frío de más este invierno puedes seguir la guía de pasos a continuación en la que te explicamos cómo evitar las corrientes de aire en casa.

Tener corrientes de aire en casa es un problema bastante molesto, en especial en invierno, pero además puede ser perjudicial para la salud y el medio ambiente. No olvidemos tampoco que cualquier corriente de aire puede significar una considerable dispersión de calor, que puede ser perjudicial también para las finanzas dado que tendremos que aumentar el consumo de calefacción. De este modo vamos ayudarte a resolver el problema de forma fácil y sin que apenas tengas que gastar dinero.

Pasos para evitar las corrientes de aire en casa

como evitar corrientes de aire

  1. Lo primero que tenemos que hacer para evitar las corrientes de aire en casa, será comprobar cómo están los marcos de la ventana y si estos garantizan o no un aislamiento perfecto. De la misma manera tenemos que comprobar cualquier puerta que dé a un patio exterior por ejemplo. En el caso de notar que pasa el aire a través de ella, tendrás que comprar e instalar un aislante que suelen vender en forma de espuma o de goma.
  2. Este tipo de aislante para los marcos de las ventanas y de las puertas es adhesivo, de modo que tan solo tienes que pegar la cantidad necesaria para todo el marco de la ventana y de este modo cuando la cierres, evitarás que pase el aire.
  3. Eso sí, procura limpiar bien el marco de la ventana o de la puerta antes de pegar el aislante y de este modo conseguirás que se quede bien pegado y no se nos acabe descolgando a mitad del invierno.
  4. Ante ventanas desgastadas o ineficientes, la solución más válida, pero también la más cara, es cambiarlas. Alternativamente, puedes abordar el problema bloqueando las grietas. Para pequeñas grietas, simplemente puedes usar las mismas tiras adhesivas que se venden en las tiendas de bricolaje y que ya os hemos recomendado para el marco de toda la ventana.
  5. En este caso, deberás aplicar el aislante adhesivo donde veas que haya una grieta para evitar así que pase el aire. Esta es una solución temporal que no necesariamente garantizará una gran durabilidad pero que te puede ayudar a pasar el invierno. Otra solución podría ser rellenar la grieta con un poco de silicona o masilla.
  6. Por otro lado, es importante elegir el tipo correcto de aislante, ya que pueden variar tanto en grosor como en la durabilidad del adhesivo. Además, una vez lo tengas puesto, será bueno que hagas un poco de presión para asegurarte que te ha quedado bien pegado.

Lo último en How To

Últimas noticias