Manualidades

Cómo empezar a hacer pintura sobre lienzo

pintura sobre lienzo
Plataforma para favorecer la creación.

La pintura sobre lienzo te permitirá expresar tu creatividad y tu vena artística

Si te gusta el arte y crees que sería interesante pintar tus propios cuadros, te animamos a que pruebes y de hecho que compres lienzos en blanco para dar rienda suelta a tu creatividad. Puede que al principio no sepas muy bien por donde empezar, de modo que te recomendamos también que leas esta guía de pasos en la que te explicamos cómo empezar a hacer pintura sobre lienzo.

El arte en su totalidad permite al artista expresar su propio mundo interior, ya sea a través de una escultura o mediante pintura. Sin embargo, si bien la escultura requiere un talento superior, aquellos que sienten la necesidad de expresar un estado de ánimo o toda su creatividad pueden hacerlo pintando. Con esta breve guía, vemos cómo abordar la pintura sobre lienzo, cómo empezar a pintar de inmediato y cuáles son los pasos principales para obtener un resultado digno de elogios.

Materiales

  • Lienzo
  • Paleta
  • Colores acrílicos o al aceite.
  • Pinceles
  • Espátulas
  • Disolventes

Pasos para empezar a hacer pintura sobre lienzo

pintura sobre lienzo

  1. Para pintar sobre lienzo es necesario que tengamos antes que nada todo el material necesario: colores al óleo, paleta, pinceles, espátulas, disolventes, etc…, es decir, los líquidos que se mezclan con el color favorecen el secado y un soporte sobre el cual pintar. Los colores que los artistas suelen usar son fáciles de encontrar en tiendas especializadas. También puedes decidir si usarlos directamente o diluirlos con trementina. Si es la primera vez que pintas sobre lienzo, será suficiente comprar blanco, negro, verde, rojo bermellón, amarillo ocre, azul y rosa. En la paleta, los colores deben estar distribuidos de amarillo a negro con el blanco en el centro. Finalmente, con respecto a los pínceles, recomiendo solo los de cerdas finas, teniendo la previsión de limpiarlos primero con trementina (o con otros solventes como la trementina) y luego con el jabón de Marsella al final de cada trabajo.
  2. A la hora de pintar sobre el lienzo, el trazo del pincel tiene que ser suave. Para ello es recomendable preparar una pasta de pegamento y yeso sobre los lienzos a modo de la imprimación. Esta operación es esencial para el éxito de un buen trabajo, ya que la pintura al óleo no resistirá la variación de la tensión debida al secado. En el mercado es muy difícil encontrar un lienzo que no haya sido tratado previamente, ya que casi todos los soportes están diseñados y ya preparados para recibir la pintura de inmediato. De todos modos, si tu lienzo no tiene esta capa preparada, la puedes aplicar tú de manera sencilla.
  3. Una vez tengas todas las herramientas, puedes comenzar a darle un impulso a tu imaginación y creatividad. Recuerda que utilizando pintura al óleo o pintura acrílica puedes hacer pinceladas finas y delicadas y rellenos anchos y densos (típicos de los pintores impresionistas). En cuanto a la técnica de aceite, cada vez más sustituida por la técnica del acrílico, tiene la ventaja de permitir intervenir nuevamente en la mezcla previamente esparcida y así obtener maravillosos efectos de color.
  4. Pintar sobre lienzo no es complicado, pero puede ser algo más difícil a la hora de intentar pintar algo que tenga sentido (al menos para nosotros). Si tienes pensado pintar algo concreto, será bueno que lo dibujes primero sobre el lienzo a lápiz, o que lo dibujes a mano alzado a partir de un papel. Una vez tengas el dibujo deberás pintar con loso distintos colores elegidos.
  5. Por otro lado, no dudes a la hora de mezclar colores, y sobre todo experimentar sobre el lienzo. Puede que al principio no te convenza demasiado pero formándote entre las distintas técnicas de pintura y practicando mucho, acabarás dominando tu propio estilo y quien sabe, quizás te conviertas en un pintor famoso.

Últimas noticias